Familias felizmente imperfectas

¿Existen las familias perfectas? Es posible,… pero en el cine. La realidad es que educar no es tarea fácil, no hay cursos para sacarse el carnet de padres, y es una tarea vamos aprendiendo con la vida.

Inés  y Riqui llevan más de 10 años de recorrido, son papás de 5 niños entre 1 y 10 años. Desde la cuenta de Instagram @papaymas muestran el día a día de su familia a más de treinta mil seguidores. Dicen que no son ejemplo de nada pero es verdad que desde su perfil inspiran a muchos un modo de educar en positivo inculcando virtudes y toreando rabietas.

Por ese motivo nos animamos a invitarles a charlar un rato por videoconferencia sobre sus claves para educar sin agobiarse disfrutando de cada hijo y del momento vital en el que están.

Las circunstancias  actuales de pandemia,  nos obligan a salir menos y pasar muchas más horas en casa conviviendo en familia. A pesar que es algo muy bonito, experimentamos que tiene una cara menos agradable: nos cansamos, salen a relucir enfados,  los niños se agobian, riñen más entre ellos…y podemos pensar que nuestra familia es un “desastre”. Tras escuchar a Riqui e Inés nos quedó claro que hay margen de mejora pero mientras tanto, seamos una familia FELIZMENTE IMPERFECTA

“No hay familias perfectas-, hay familias auténticas,-señala Inés-, y eso es lo que ha de ser tu familia, auténtica porque hagas lo que hagas si lo haces con el corazón y con el objetivo de hacerles felices, no te equivocarás”.

Podéis ver la charla completa en el vídeo que os dejamos a continuación y que nosotros hemos resumido es unos 8 tips para las “familias imperfectas”.

  • Tiempo padres hijos (TPH), tiempo de calidad Lo importante es pasar tiempo con ellos Un hábito muy bueno es hacer una comida diaria toda la familia: es un momento de conexión de todos juntos. Y por supuesto apagando el móvil.
  • Acabar el día con paz. Cada familia tenemos horas caóticas pero procurar que el día acabe con un momento tranquilo. Una buena forma  para que los días acaben con paz es contarles un cuento y nada de televisión entre semana a poder ser.
  • Hacer atractivo lo que no les gusta y es irrenunciable, dando la vuelta al mensaje para por ejemplo, el momento ducha.  Si les cuesta, decir que vamos a jugar con el agua
  • Mucha calma con las rabietas. Intentar estar tranquilo si uno de los dos está más nervioso que se  vaya de la situación. Sacar al niño de la habitación o lugar donde esté. A ellos les ha funcionado llorar con ellos, o darles un abrazo.,…en definitiva, “romperles el saque”
  • Papá y mamá somos un equipo, es importante que nos vean ir a una, que nos damos un abrazo, una caricia. Remitir a papá, el clásico: mama me dejas, “pregúntale a papá” y al revés.
  • Papa y mama tienen respuestas para mí,  ese mensaje es muy importante. Los niños necesitan que les demos explicaciones y que adelantemos qué vamos a hacer después 
  • Las peleas entre hermanos son buenas. No pasa nada y es algo normal, que aprendan a defenderse y solucionar conflictos, ¡es la vida!
  • Encargos en casa. Desde pequeños es bueno que tengan un encargo. Hasta la niña de un año puede tirar el pañal a la basura.

Por último, nos dejaron 5 CONFINA-TIPS. Muy útiles para las épocas de confinamiento total en casa

  1. Casa ordenada
  2. Ritmos claros de sueño
  3. Ritmos de alimentación
  4. Su espacio ordenado
  5. Ceder en decisiones simples

Está claro que hay margen de mejora pero mientras tanto, ¡seamos una familia FELIZMENTE IMPERFECTA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *