En 2017, llegó a mis manos un proyecto novedoso, bien trabajado y estudiado por mis compañeras del centro. Nos estrenamos en Ribamar con la Formación Profesional Dual en tres ciclos formativos y yo coordinaba uno de ellos. Acepté con ganas este nuevo reto aunque con miedo de no saber cómo llevarlo a cabo. Gracias a un trabajo en equipo, comenzamos en esta nueva modalidad de aprendizaje de la que entonces no se sabía demasiado.

NUESTRO ALUMNADO

En la formación profesional, el aprendizaje práctico juega un papel muy importante y, ¡cómo ser indiferentes a esto! Nuestro alumnado demanda una formación cada vez más completa y para ello es necesario seguir avanzando paso a paso. La FP Dual era nuestro gran paso, y una oportunidad de avanzar en formación como centro y hacer avanzar a nuestro alumnado académicamente.
Hoy en día, tras tres promociones graduadas en modalidad dual, podemos confirmar que esta “nueva” forma de aprendizaje es cada vez más atractivo y cautiva a un alumnado joven que sabe lo que quiere, y tiene claro que formarse paralelamente en su centro de estudios y en una empresa del sector desde el primer año, tiene solo ventajas para su futuro profesional.

PAPEL DE LA TUTORA

Una vez que la alumna comienza su aventura entre dos mares, necesita ser guiada y aconsejada por sus profesoras. En este punto es donde entra en juego la tutora docente. Esta figura es esencial para vincular el centro docente, la empresa y la alumna. Su papel consiste en, a través de un seguimiento exhaustivo, coordinar e informar a las tres partes del juego de que todo va según lo previsto. En el caso de que surgiera algún inconveniente, se encargará de encontrar una solución con ayuda de la coordinadora.

LAS EMPRESAS

Las empresas se han visto involucradas en esta modalidad sin ningún tipo de formación previa, y aunque continuamos actualmente informándoles y formándoles desde los centros educativos para que sepan diferenciar a un alumno dual de otro en periodo de prácticas (periodo en la empresa una vez terminada su formación de dos cursos en el centro educativo), están haciendo un grandísimo esfuerzo por ayudarnos, colaborando en nuestro proyecto dual. Claramente, las empresas se están adaptando a las novedades del mercado, preparando personal cualificado adaptado a sus necesidades.

REFLEXIÓN PERSONAL

Tengo muy claro y os puedo asegurar que la clave para que un proyecto dual funcione es la coordinación y el trabajo en equipo del claustro docente. Partiendo de este punto, todo lo demás irá abriéndose paso poco a poco, mejorando cada año…

¿Que si aconsejaría a mi alumnado a ser una alumna dual? Rotundamente SÍ. Es la mejor forma de iniciarte en el mundo laboral de una manera escalonada, puedes saber de primera mano las ventajas e inconvenientes con los que te encontrarás en una empresa de tu sector, tu motivación aumentará, mejorarás cualitativamente, y un largo etcétera que tendrás que descubrir tú misma.

Inmaculada Vázquez

(Profesora de Ciclos Formativos y de Secundaria de Ribamar)

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *