Competencia de pensamiento crítico

PENSAMIENTO CRÍTICO

El pensamiento crítico es la capacidad de analizar, indagar y cuestionar la realidad, mientras que el pensamiento creativo considera las situaciones desde nuevas perspectivas y es capaz de elaborar nuevas respuestas. Es una de las 3 competencias de nuestro proyecto de innovación INNOVATE.

Para promover el desarrollo de esta competencia en Apdes intentamos desarrollar una cultura de pensamiento en cada una de nuestras aulas. Nos basamos en los conceptos que desarrolla Ron Ritchhart – principal investigador del Proyecto Zero de Harvard–  trabajaremos en las 8 fuerzas culturales que colaboran para alcanzar esta competencia.

LAS 8 FUERZAS

pensamiento crítico
  • Expectativas: Reconocer como nuestras creencias determinan nuestro comportamiento.
  • Oportunidades: Diseñar actividades significativas que inviten a los estudiantes a pensar y a desarrollar comprensión.
  • Tiempo: Asignar tiempo para pensar y explorar los tópicos a mayor profundidad, así como dar tiempo para formular respuestas pensantes.
  • Modelaje: Modelar quiénes somos como pensadores y aprendices para así discutir, compartir y hacer visible nuestro propio proceso de pensamiento.
  • Lenguaje: Utilizar un lenguaje de pensamiento que ofrezca a los estudiantes el vocabulario para describir y reflexionar sobre el pensamiento.
  • Ambiente: Hacer el pensamiento visible para mostrar el proceso de pensamiento y el desarrollo de las ideas.
  • Interacciones: Forjar relaciones que empoderen a los aprendices. Mostrar respeto y valorar sus ideas.
  • Rutinas: Secuenciar el pensamiento de los estudiantes, ofrecer herramientas y patrones de pensamiento.

RUTINAS DE PENSAMIENTO

Las rutinas de pensamiento son procedimientos, procesos o patrones de acción que se utilizan de manera repetitiva para manejar y facilitar el logro de metas o tareas específicas. Los docentes que exitosamente promueven el pensamiento de los estudiantes suelen desarrollar, adaptar y usar rutinas específicas como andamiaje y apoyo al pensamiento de los estudiantes. Dichos procedimientos suelen ser de pocos pasos, enfocan la atención en puntos específicos del pensamiento y colaboran con la comprensión. 

Se pueden ver de tres maneras distintas: Como herramientas, como estructuras, como patrones de comportamiento. 

Herramientas

Distintos tipos de pensamiento promueven la comprensión. Observar y describir, construir explicaciones, razonar con evidencia, establecer conexiones, considerar distintos puntos de vista, captar la esencia y llegar a conclusiones, hacer preguntas, descubrir la complejidad e ir a mayor profundidad, etc. El desafío está en seleccionar la rutina adecuada que promueva distintos tipos de pensamiento.

Estructuras

Dichas rutinas han sido diseñadas para ayudar a estructurar el pensamiento de los estudiantes. Los pasos de las mismas actúan como andamiaje natural que lleva a los estudiantes a niveles cada vez más altos y sofisticados de pensamiento. A su vez pueden ser utilizadas para estructurar  discusiones en el aula.

Patrones de comportamiento

Las rutinas de aula son prácticas diseñadas para alcanzar fines específicos de una manera eficiente y son fáciles de usar. Cuando las rutinas de pensamiento se usan regularmente y se convierten en parte de los patrones del aula, los estudiantes internalizan mensajes acerca de qué es el aprendizaje y como sucede.

pequeños grandes pensadores
pensamiento crítico

Recursos

En Apdes desarrollamos organizadores gráficos en castellano y en inglés para que sirvan como recursos para plasmar estas rutinas en el aula.

Un buen pensador es aquel que tiene un repertorio de destrezas para pensar,  tienen una inclinación a hacerlo y además tiene la sensibilidad de saber cuándo el pensamiento es una herramienta necesaria. En pocas palabras: tiene el hábito de pensar.

Podrán acceder a nuestros organizadores gráficos desde aquí.