Estas son las Crónicas de los días tan emocionantes que han vivido nuestras nuevas Alumni. Las alumnas que acaban de dejar las aulas de 2° de Bachillerato y que apenas hace unos días recibieron sus banderines de Orvalle, han volado a Lituania para realizar campos de trabajo durante dos semanas. Éste sería su último encuentro como promoción antes de comenzar la universidad  y han querido celebrarlo con servicio a los demás. Aquí os contamos los que nos han ido diciendo cada día:

Día 1. 11/06:

“Cogemos el vuelo sobre las dos de la tarde. Algunas es la primera vez que cogen un avión. Desembarcamos en tierra firme sobre las siete de la tarde. Nos ha llamado la atención el ambiente húmedo que hemos sentido tras bajar del avión. Nos espera Aegle, una amiga lituana que nos va a acompañar durante el viaje y nos va a traducir porque el lituano es sinceramente dificilísimo. Llegamos a Trinapolis, nuestro alojamiento. En mitad de un bosque donde las más aventureras se pierden. Cenamos y nos cuentan el plan de mañana. Toca Kaunas. Aún cuesta ser consciente de que este viaje es el último encuentro de la promoción 37. Llegaremos a conocernos mucho más a fondo entre nosotras. Nos dormimos pero sigue siendo de día. Lituania es un país de luz”.

Día 2. 12/06:

“Nos hemos levantado con un pedazo desayuno, ¡¡FRESAS!! Nos ha dado energías para el día que nos esperaba. Hemos llegado a Apuolés Piliakalnis, un centro de discapacitados, la mayoría por alcoholismo fetal. Nada más ver el autobús ya estaban nuestros campeones corriendo a la entrada para recibirnos con abrazos y con una sonrisa de oreja a oreja. Tras un reñido partido de baloncesto y de bailar la conga, unos bailes de la conocida Macarena y alguna otra canción, hemos decidido ir al jardín a refrescarnos jugando con los aspersores. Era increíble ver como por solo aplaudirles se sentían jugadores de la NBA y su cara de felicidad al cogerles la mano y bailar con ellos. Porque aunque no nos entendamos, todos compartíamos una misma alegría. Y como decía una compañera: 《No podríamos estar haciendo nada mejor que estar aquí haciendo feliz a los demás》…Ya por la tarde hemos llegado a Kretinga, un pueblo precioso que será nuestra casa los próximos 14 días”.

Campos de Trabajo en Lituania (2º de Bachillerato 2019)

Día 3 13/06/19:

“Hoy comenzamos nuestros respectivos voluntariados. Vamos a tenernos que acostumbrar a la caminata matutina para llegar al lugar donde desayunaremos todos los días.

En DV hemos tenido una grata bienvenida. Una de las que se encarga de la direccion del centro nos ha explicado en qué consistía su trabajo. Nos han distribuido según las diferentes actividades que allí se realizan: artes, música, cerámica, coser… Así iniciamos nuestra primera toma de contacto con los que se convertirán poco a poco en unos amigos estupendos.

Nos ha sorprendido mucho la capacidad que tienen para seguir el ritmo de la música. Mientras unas cantan, otros como Vytuka, Mantas o Dani nos dejan con la boca abierta cuando nos demuestran cuan profesionales son tocando diversos intrumentos. Sin apenas darnos cuenta, convertimos un simple cuarto de estar en el mejor escenario de todos los tiempos.

Musica a todo volumen. Los campeones aportando su arte. Españolas y lituanos unidos a un mismo son. No importa la lengua o el lugar de procedencia, porque el idioma de las emociones es uno solo. Aunque con pena, llega la hora de despedirse. Después de comer, nos disponemos a reponer fuerzas.

Aprovechamos y nos pasamos a saludar al Santisimo expuesto. Esto nos recuerda que Él quiere mostrar su cariño a las personas que le necesitan, a través de nosotras.
Más tarde, Silvia nos ha animado a realizar un decalogo con las características que debería tener cualquier voluntario. Entre ellas se encuentran, el servicio desinteresado, la disponibilidad, las muestras de cariño, la humildad y el crecimiento interior. •
Acabamos el día empapadas, bailando bajo la lluvia celebrando las fiestas de San Antonio, pero con ganas de un siguiente.

Además, se palpa la tensión en el ambiente, mañana por fin sabremos los resultados de la Evau. Esperemos que todo vaya según lo previsto”.

Día 4. 14/06/19:

“Nervios… así comienza nuestro día. Tic tac, tic tac… parece mentira que el momento que todas estábamos esperando haya llegado ya, los resultados de la Evau.

A la hora de la comida solo había silencio, alguna risa y algún que otro grito pero sobre todo tensión. La web se colapsa… pero de repente cada una empieza a ver sus notas. Llantos de alegría, gritos, abrazos, poco a poco íbamos sabiendo los resultados y el restaurante se iba convirtiendo en una verdadera fiesta.

Estábamos tan sorprendidas como emocionadas, y entre tantas alegrías, de repente nos enteramos por Conchita que habíamos aprobado TODAS.

Esto no se ha quedado ahí, una buena cena en la playa ha terminado de completar nuestro eufórico e inquieto día. La 37 realmente ha dejado huella en el corazón de Orvalle. Ya podemos decir que somos parte de Orvalle Alumni. Pero no queríamos cerrar esta crónica sin agradecer a todo Orvalle por su apoyo, especialmente profesoras y preceptoras por su ayuda incondicional todos los días.

Habéis sido un pilar muy importante en este curso. Y como resultado de esta ayuda hemos logrado el 100% de aprobados. Ahora sí que sí decimos “Santa María, prepáranos un camino seguro”.

Día 5. 15/06/19:

“Sábado 15, uno de los mejores días de este viaje. Hoy ha sido la fiesta de Kretinga, hemos hecho diferentes actividades como recaudar dinero, pintar murales, ayudar en el mercadillo y animar a los lituanos a bailar la conga.

La tarde de hoy ha sido la más diferente del resto de los días. Después de una cena en el bosque nos hemos involucrado totalmente en las fiestas de este país.

Hemos bailado tanto canciones regionales del país con niños y niñas lituanos como nuevas traidas por un cantante sueco que ha quedado encantado con un publico español tan entusiasta. Junto con el cantante, le hemos dedicado un “cumpleaños feliz” a nuestra compañera Virginia.

Pero la noche no ha quedado ahí, tras bailes, música y gritos, Araceli se ha caido. La mejor parte ha sido cuando hemos decidido llevarla en nuestro carrito de la compra y nos hemos dado cuenta que nos habían robado los restos de la cena y sólo han dejado los tuppers vacíos.

Para poneros en situacion, la vuelta al albergue ha sido de la siguiente manera: Araceli en el carro y todas nosotras cantando mientras la llevábamos hasta el hotel. Hoy ha sido un gran día que nunca olvidaremos”.

Día 6. 16/06/19:

“El fiestón de ayer agotó todas nuestras fuerzas. A la mañana siguiente, madrugar no estaba en nuestros planes, y la caminata matutina se sustituyó por un taxi rápido para llegar a tiempo al desayuno.

Aprovechando que hoy tampoco teníamos voluntariado, hemos explorado la zona. La mañana la hemos pasado en Plateliai, cerca de Kretinga, con un lago inmenso. Sin pensarlo dos veces, unas cuantas de nosotras nos cogemos unos pedalos con objeto de explorar el lago con más profundidad.

Lo único que necesitábamos era desconectar para conectar. Y el estar rodeadas de naturaleza, silencio y calma sumó puntos a nuestro favor.

Después de comer, Bea nos ha contado su testimonio, explicandonos de principio a fin cómo descubrió su vocación. Nos ha dejado a todas boquiabiertas. Además, ha respondido a todas nuestras preguntas sin hacer distinciones.

Durante el trayecto de vuelta, el silencio hablaba por sí solo. El cansancio acumulado de la semana ha salido hoy a la luz, y hemos caido rendidas.

A las seis de la tarde, hemos acudido a una misa junto a todo el pueblo para conmemorar el día de San Antonio, y que ha sido celebrada por el obispo. Ha sido preciosa. Nos han pedido que cantemos algunas de nuestras canciones, y les ha emocionado. Nos hemos sentido muy acogidas y hemos acabado todos dando palmas al ritmo de la música. Y tan contentas.

Mañana comenzamos nueva semana. Nuevos retos, nuevas fuerzas y muchas ganas de seguir conociendo a nuestros campeones. Mañana más y mejor”.

Día 7. 17/6/2019:

“Después de un gran desayuno de comida típica lituana y crèpes hemos ido en bus al voluntariado, tras no haber ido durante el fin de semana los campeones nos han recibido con gran entusiasmo.

Hoy en Padvariu hemos hecho manualidades, bailado muchas canciones y a las más coquetas les hemos hecho la manicura pero lo más destacable de este voluntariado ha sido sin duda lo mucho que hemos aprendido nosotras de ellos. Hoy hemos empezado a hablar de verdad, a entenderles y a aprender de sus historias, muchos nos han contado la razón por la que están en el centro, la mayoría debido a las drogas y a los problemas derivados de ellas.

Hemos aprendido muchas lecciones de superación y de esfuerzo, entre ellas destacamos la de Maikel quien por la droga perdió todo lo importante en su vida, a su mujer, amigos y a uno de sus hijos a quien lleva siete años sin ver, ahora Maikel vive tranquilo en el centro donde todos son sus amigos y su hijo menor le visita a menudo. Maikel nos anima a disfrutar de la vida y a nunca anteponer los vicios a lo realmente importante.

Por la tarde hemos tenido el placer de poder conocer la impactante historia de nuestro sacerdote Don Borja y sus experiencias en Lituania.

Hoy ha sido un día muy divertido para todos y para terminar ¡nada mejor que una cena en el lago y un buen baño!”.

Día 8. 18/06/19:

“Al llegar a Padvariai, nuestros chicos nos han recibido con un concierto de música típica lituana ¡Ha sido maravilloso! Después de esta calurosa bienvenida, hemos hecho con ellos muchísimas actividades como sesiones de manicura, manualidades y mucho más.

Paralelamente, hoy también ha sido el primer día en el que se ha empezado el voluntariado con niños. Que por cierto, son una ricura!!

Con toda la pena nos hemos despedido de ellos para irnos a comer. Sin perder tiempo, hemos salido corriendo para conocer a un invitado super especial que sin Don Borja no hubieramos podido conocer. Era ni más ni menos que el ministro de transportes de Lituania. Como cualquier lituano, nos ha transmitido su experiencia en el mundo de la política, de la forma más entretenida. Sin duda, ha sido de mucha ayuda para las que queremos seguir ese camino.

Para finalizar el día, hemos tenido una buena comilona a base de pizzas y pequeños juegos (en los que también han participado las profes como unas adolescentes más), no sin antes habernos dado un chapuzon en nuestro lago vecino.”

Nuestras alumnas de 2° de Bach que están de viaje de graduación en Lituania han tenido el privilegio de conocer y compartir un encuentro con el Ministro de Transporte y Comunicaciones del país. Aquí os compartimos un resumen de la experiencia.

“Hoy en nuestro campo de trabajo hemos tenido el privilegio de tener una tertulia cultural con Rokas Masiulius, ministro de transporte del gobierno de Lituania; ha venido a Kretinga esta tarde a compartir con todas nosotras su experiencia dirigiendo un país. Además nos ha dado una serie de consejos para poder triunfar tanto en nuestra vida personal como profesional. Para esto nos ha contado que hay que trabajar dos aspectos fundamentales: el autocontrol y la calidad.

Autocontrol. Vivimos en un mundo muy materialista en el que nos venden que cuanto más tengamos, más felices seremos. Si tomamos esto como filosofía de vida, nunca llegaremos a sentirnos completos y el abismo interior será cada vez mayor. Por eso es necesario el autocontol en nuestra vida. Saber poner límites y ser capaces de esperar nos ayudará a frenar los impulsos. Por otro lado Rokas Masiulius ha advertido que el egoismo y la soberbia es fatal para la vida profesional, pues no permite ver las cualidades de los demás. El triunfo o el fracaso de una carrera muchas veces no depende de el talento sino de la capacidad de crear un equipo fuerte e innovador.”

Día 9. 19/06/2019:

“Llega el noveno día de nuestra aventura en Lituania. Ya se va palpando el cansancio. Y aún así el entusiasmo se mantiene desde el principio.

Esta mañana a las puertas del instituto de kretinga, cinco de nosotras solo podíamos pensar en una cosa: cómo explicar a estos niños lo bonito de hacer voluntariado. El director del colegio nos ha pedido que diéramos nuestro testimonio. Al entrar en el aula estaba lleno de miradas curiosas, todo en silencio. Desde luego no estamos acostumbradas a tan poco ruido en una clase. De hecho, eso nos intimida. En este punto Teresa Buxens ha estado a punto de sufrir una taquicardia. Hacer el speech en inglés nos emociona.

Ha sido un rato hablando de valores que nosotras tenemos muy interiorizados, como que darse a los demás nos hace ser más felices. Después de contar miles de anécdotas con discapacitados lituanos y alguna que otra palabra inventada, toca el rato de preguntas.

Además ha sido el segundo día cuidando a niños con familias desfavorecidas y la evolución ha sido increíble. A diferencia de ayer que se mostraban desconfiados porque no nos conocían, hoy no han dudado en proponer juegos y abrirse más a nosotras.

A las 14.00h tocaba despedirse, ya era la hora de la comida. No querían dejarnos ir. Mientras tanto en Dienos Veiklos hemos conocido la historia de Sandra de primera mano, una mujer incapaz de moverse que no encuentra ninguna dificultad a la hora de sonreír y recordar nuestros nombres con cariño. Nos ha hecho felices.

Al final del día está claro que necesitamos una tregua. Que mejor manera de descansar que en la playa, a orillas del mar Báltico. La gente pasa por delante de nosotras y nos mira, se debe notar que no somos de aquí, o bien se sorprenden de que seamos tantas. Cae alguna foto tontorrona. Todas queremos con todas nuestras fuerzas que esta tarde sea lo más larga posible para no llegar al autobús de vuelta a casa lleno de gente.

Mañana será otro día y francamente, difícil de mejorar.”

Día 10. 20/06/19:

“Parece increíble que ya llevemos 10 días en Lituania. El tiempo se pasa volando. Hoy hemos dicho adiós a nuestros niños de Baikai con muchas lágrimas.
Tras varios días de bailes, manualidades y distintos juegos…nuestros pequeños héroes han acabado abrazándonos de una manera que jamás podríamos haber imaginado.

Tenemos que reconocer que la primera toma de contacto no fue fácil; ya que estos niños no vivían en unas condiciones familiares a las que nosotras estamos acostumbradas, añadiendo la dificultad del idioma.

Cada día que pasaba descubríamos una nueva sorpresa en sus caras y después de largos partidos de baloncesto, fútbol y balón prisionero hemos logrado unos grandes abrazos de recibimiento.

Hemos de reconocer que hoy ha sido el día más duro de todos. Decirle adiós a nuestros niños no ha sido fácil. Jugábamos sabiendo que era la última vez que los veríamos. Nos han bailado y cantado y además nos han regalado unos preciosos muñecos acompañados de una estampa de san Benito y una vela hecha por nuestro traductor, voluntario y amigo lituano Adam.

Sinceramente no teníamos palabras, y reconocíamos que eran ellos los que nos habían ayudado en vez de ser al revés. Nuestras palabras eran sólo de agradecimiento.

Por la tarde hemos tenido una sesión sobre amistad que ha consistido en varias dinámicas que nos han hecho pensar y concretar actitudes para mejorar nuestro modo de vivirla
Y acabamos el día con una tertulia estupenda a cargo de Silvia.

Sería difícil resumir el día de hoy en pocas palabras pero en caso de hacerlo sólo podríamos decir GRACIAS”.

Día 11. 21/06/19:

“El día de hoy ha estado marcado por una gran fiesta de despedida. Los globos y pancartas estaban acompañados por lloros, alegrías, sonrisas, emociones. Ha sido el último día con nuestros campeones, y se notaba en las miradas que todos éramos conscientes de ello.

Particularmente, nos ha sorprendido cómo uno de ellos expresaba su felicidad por estos momentos tan especiales. Asociaba estos ratos de diversión con una de las épocas más felices del año: la Navidad. Repetía constantemente “Merry Christmas”. Su falta de visión no ha afectado en nada a su capacidad de desarrollar actividades artísticas. Es más, nos ha deleitado con un solo de acordeón, que él mismo aprendió a tocar utilizando solamente el oído.

No ha sido fácil el saber que esto llegaba a su fin. Pero sabemos que el año que viene volverán a sentir el carisma español, con la siguiente generación.

Por la tarde, hemos participado en la hoguera de San Luis, sintiéndonos cada vez más como en casa. Para cenar, hemos podido degustar una deliciosa barbacoa junto al lago al que aquí llaman coloquialmente “Miami Beach”.

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención de Lituania, son sus atardeceres. No nos hemos podido resistir a hacernos unas cuantas fotos con el paisaje.

Volvemos a nuestros alojamientos. Sentimientos a flor de piel, pues sabemos que estamos en la recta final de este viaje. La noche aguarda y el sábado nos espera con millones de planes por realizar”.

Día 12 y 13. 22 y 23/06/19:

“Sábado por fin, pensaréis. Por fin poder dormir un poco más. Pero no. Aquí hemos madrugado como todos los días. Y el madrugar, quieras o no, logró acabar con nosotras. Ahora os cuento.

Nos levantamos con ganas de visitar un nuevo rincón de nuestra ya querida Lituania: Klaipėda. Recorremos la ciudad en busca de la costa. Nos llamaron la atención diversos edificios, algunos de ellos de influencia alemana.

Al llegar a la playa, sacamos nuestras toallas y nos acomodamos, dispuestas a echarnos una siestecilla como cualquier otra. Pero… ¡Vaya con la siesta! Los altibajos emocionales que surgieron de las despedidas de ayer nos dejan KO y lo mejor que se nos ocurre es dormirnos de cualquier forma bajo un sol arrollador. Las consecuencias se notaron en muchas de nosotras. Mucho moreno, pero mucho quemado también.

Por la tarde, visitamos el casco antiguo de Klaipėda y nos informamos algo más acerca de su origen e historia.

A pesar del madrugón, el viaje de hoy ha sido relajado y sereno. Al volver, nos disponemos a rehacer las maletas con próximo destino a Vilnius.

Mañana dejaremos atrás la ciudad de Kretinga, pero no a nuestros campeones. Ellos están ahora mismo muy presentes en nosotras. Porque al final, de ellos aprendemos mucho más de lo que imaginamos.

Camino a Vilnius hicimos una parada en el Monte de las Cruces. Es un lugar que nos impactó a todas. Se convirtió en un foco de resistencia cristiana durante la ocupación rusa. La zona estaba llena de cruces grandes, pequeñas, de madera, de metal. Cruces de todo tipo y condición. De muchas de ellas colgaban algunos rosarios. Nosotras aportamos nuestro granito de arena. Compramos una cruz para clavarla junto con las demás, incluyendo una de la promoción 37.

Un sacerdote de Siluva nos contó su testimonio. Nos sorprendió a todas. Sufrió maltratos por parte de su padre a causa del alcohol cuando era niño. Tuvo que renunciar a él para que los golpes cesaran e irse a vivir con su hermana. Nos contó además, cómo guardaba relación su miedo a la oscuridad con su padre, y cómo, con ayuda d la Virgen, logró hacerle frente”.

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *