Buscamos que el alumnado de Fuenllana trabaje la educación emocional. A través de ella son capaces de reconocer sus emociones para saber gestionarlas y ser felices. 

Además, Fuenllana forma parte de la Red de Centros del Programa Educación Responsable, promovida por Fundación Botín.

Este programa es una fuente de recursos educativos muy útiles para el desarrollo de la educación emocional y social de los alumnos, poniendo en juego su visión del mundo y su creatividad. Las áreas de trabajo principales son tres:

educación emocional

Desarrollo afectivo

El desarrollo afectivo promueve la autoestima y la empatía, así como una mayor capacidad de identificación de las emociones y expresión de las mismas.

Desarrollo cognitivo

Trabaja el autocontrol y el proceso de toma de decisiones. También incentiva una actitud positiva hacia la propia salud como un valor a proteger.

Desarrollo social

El desarrollo social fomenta habilidades como la autoafirmación, la interacción y la asertividad.

Las técnicas de trabajo en grupo permiten la participan activa de los alumnos.

Herramientas pedagógicas en la educación emocional

Las herramientas pedagógicas son principalmente audiovisuales, aunque también cuenta con actividades de pintura, canto o literatura. A partir de escenas de películas, se trabajan alguna de estas áreas, facilitando a los alumnos trasladar lo aprendido a situaciones reales de la vida cotidiana.  De esta manera, se sienten identificados con esas situaciones y adquieren, desde edades muy tempranas, competencias y capacidades muy útiles para la vida y su futuro profesional.

El alumno crece en conocimiento propio y aprende a expresar sus emociones y sentimientos, mejorando su relación con los demás. Se comprueba que la mejora en una de las variables repercute en el desarrollo de todas. Un ejemplo puede ser la autoestima que nos hace capaces de decir “no” de forma asertiva. También la empatía que, sin duda, mejora la interrelación; las habilidades sociales y el bienestar emocional mejoran el rendimiento académico.

educación emocional

El Programa Educación Responsable sirve para crear una atmósfera positiva en el centro educativo, previniendo situaciones de exclusión. Un alumno que es capaz de percibir y regular sus emociones fomenta relaciones de más calidad y se abre al grupo.

Este programa contribuye al proyecto educativo del centro, que busca formar a cada alumno, a cada alumna, de forma integral y no solo dotarles de conocimientos en la educación emocional. Aspiramos a que cada uno desarrolle su propio carácter, atendiendo al papel de la inteligencia, la voluntad y los afectos. Trabajamos para hacerles atractivo el esfuerzo, el respeto, la generosidad… En una palabra, que sean felices ahora y en el futuro.

Información relacionada:

https://nuestrotiempo.unav.edu/es/grandes-temas/para-devolver-a-la-educacion-su-sentido-originario

Artículo original publicado aquí

Dejar un comentario