Hilario Alfaro, copropietario de las tiendas Alfaro 1926, habla sobre la singularidad de las tiendas multimarca y cómo afrontan el futuro tras la crisis actual

Alfaro 1926 abrió sus puertas hace casi un siglo en la Gran Vía madrileña. Un espacio multimarca que se asentaba en la capital española con el firme compromiso de ofrecer a sus clientes las mejores marcas y tendencias y una experiencia de compra exquisita.

Hoy en día, conviven en el negocio la tercera y cuarta generación y, aunque su emplazamiento ha cambiado, la empresa familiar se mantiene fiel a su compromiso inicial. Hilario Alfaro, antiguo alumno del FBA (2010) y del PADEM (2016) de ISEM Fashion Business School, forma parte de esa última generación al frente del negocio.

La primera tienda Alfaro abrió en 1926 en la Gran Vía de Madrid.

–  ¿Qué busca el cliente del multimarca de moda hoy en día? ¿Cómo son los clientes de Alfaro? 

El cliente de las tiendas multimarca busca productos diferentes y un servicio especial y personalizado. Hoy en día, las tiendas multimarca que seguimos activas, como Alfaro 1926, ofrecemos productos, marcas y un servicio más exclusivo. En definitiva, en nuestros establecimientos, el cliente puede vivir una experiencia de compra mucho más cualitativa.

En Alfaro 1926 trabajamos con marcas y diseñadores tanto nacionales como internacionales que están fuera del circuito de consumo convencional. Ofrecemos prendas diferentes tanto en calidad como en diseño, colorido y estampados. Nuestros clientes, aunque son muy diferentes entre sí, todos tienen como factor común su interés por la exclusividad, la originalidad y la calidad de la ropa. Y sin duda, aprecian el recibir un servicio cercano y humano que intentamos que sea exquisito. Esa es la seña de identidad de las tiendas multimarca. 

Aunque ahora no debemos olvidar que la crisis sanitaria provocada por el Covid19 va a cambiar los paradigmas de la moda y, en consecuencia,  la forma de comprar de nuestros clientes. Aquello que buscaba el cliente hace 6 semanas va a sufrir cambios a partir del 11 de mayo. Palabras como sostenibilidad, seguridad, valor añadido, sensibilidad social… van a estar en boca de todos. Tendremos que desaprender lo aprendido e iniciar un proceso de repensar qué debemos ofrecer y cómo. Adaptaremos nuestra forma de vender a la nueva forma de comprar del cliente.  

Hilario Alfaro pertenece a la cuarta generación de Alfaro 1926.

–  ¿Cuál es la ventaja de este modelo frente al resto de comercios de moda?

Las tiendas multimarca tenemos la libertad de seguir nuestras propias inquietudes, fuera de los dictámenes de la moda. Tenemos flexibilidad para crear nuestras propias colecciones, y esto nos permite “jugar” con el amplio catálogo de marcas y diseñadores que vamos descubriendo en las distintas ferias y showrooms que visitamos en las principales capitales de la moda del mundo.

Volviendo al panorama excepcional que nos va a dejar esta pandemia, considero que el pequeño y mediano comercio tenemos la ventaja y la agilidad de adaptarnos antes a este nuevo escenario. 

– ¿Cómo se adapta un comercio tradicional a los tiempos actuales? 

Parte de la evolución del comercio tradicional viene unido a la personalidad y al empuje de sus propietarios. En nuestro caso, la unión de fuerzas y la pasión inculcada por este negocio entre las distintas generaciones de la familia nos ha permitido adaptarnos a las necesidades exigidas en cada momento. Desde mi punto de vista, una adaptación incuestionable es la digitalización de los comercios. Esto es más evidente a día de hoy ya que, sentado desde el salón de mi casa, con las tiendas físicas cerradas, puedo seguir gestionando nuestra tienda online y estar en contacto con nuestros clientes a través de las redes sociales.

Estamos obligados a modernizarnos con la rapidez de los tiempos que corren. Las claves del éxito están en saber escuchar constantemente a nuestro cliente; saber gestionar y dirigir a nuestro equipo, y, por supuesto, no tener miedo al cambio. En nuestro caso, hemos cambiado la localización de nuestras tiendas físicas a medida que iba evolucionando el mercado. Comenzamos en el año 1926 en la calle Gran Vía; después apostamos por ubicarnos en centros comerciales; y en la actualidad, estamos a pie de calle en Serrano y Goya.  Ya estamos haciendo frente a nuevos cambios que van a tener lugar el 11 de mayo.

Uno de los actuales locales de Alfaro 1926 se encuentra en Serrano, 20.

– ¿Qué particularidades tiene la gestión de un negocio de moda familiar?

Trabajar con tu propia familia es un lujo, aunque nunca desconectas. En todas las cenas o reuniones familiares es inevitable hablar de las tiendas y es muy difícil -imposible- no atender a cualquier hora un WhatsApp del chat de tienda. 

Para llevar bien un negocio familiar, es fundamental saber gestionar emociones y respetar las jerarquías. El éxito radica en tener claro que hay que escuchar a las generaciones anteriores y que ellos nos sepan escuchar a los más jóvenes. Asimismo, hay que confiar en la toma de decisiones y ser humildes para reconocer los errores y saber rectificar.  Otra particularidad del negocio familiar es el peso de la responsabilidad: gestionar una empresa que lleva viva desde el siglo pasado es un reto apasionante.

– ¿Qué papel juega el mundo online en un negocio como este?

Como decía antes, y tras esta crisis del Covid19 más todavía, juega un papel vital. Bien gestionado es el mejor escaparate que puede tener un comercio hoy en día. Tenemos posibilidad de vender a todo el mundo 24/7.  Pero tenemos que ser conscientes de la atención, gestión y dedicación que requiere si queremos que tenga un impacto positivo en nuestras ventas e imagen.  

– ¿Qué retos tiene Alfaro por delante y cómo te gustaría abordarlos?

Estamos en una situación extrema para todo el comercio, debido a la crisis sanitaria y económica derivada del Covid19. Nunca antes nos hemos enfrentado a esta situación, tener las tiendas físicas cerradas, durante dos meses y con la consecuente incertidumbre de lo que nos vamos a encontrar a nuestra vuelta. 

Uno de nuestros retos sigue siendo apostar y mejorar la transformación digital: seguir mejorando la experiencia del cliente, en cuanto a producto y servicio y potenciar nuestros valores como marca. Otro de nuestros retos es mejorar la calidad de vida de nuestro equipo humano, facilitando la conciliación familiar.

Alfaro 1926 también cuenta con un espacio en Goya, 7.

– ¿Qué valor tiene para ti la formación especializada en moda?

Una persona debe estar en constante formación a lo largo de su vida. El mundo de la moda está en constante cambio y es muy importante actualizarse, conocer las tendencias en el negocio de la moda. Seguramente en los próximos años cambie más que en las últimas décadas. Así que es fundamental estar al día de conocimientos, canales y nuevas formas de contactar con tu cliente. 

– ¿Cómo ha aportado la formación en ISEM a tu vida profesional?

Para mi ISEM ha sido un punto de inflexión en mi vida. Tanto el FBA como el PADEM supusieron un cambio muy importante, tanto a nivel personal como profesional. Estar vinculado a la familia de ISEM supone un constante enriquecimiento en cuanto a conocimientos y personas que he tenido la oportunidad de conocer. La formación continua que ofrece ISEM, ayuda a los profesionales del sector, a estar en continúo aprendizaje y actualización de las últimas tendencias del sector.

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *