«Un emprendedor debe estar enamorado de su idea»

Yummy Mummy es el nuevo proyecto de Susana Corta, antigua alumna del Executive Master in Fashion Business Administration de ISEM Fashion Business School

Susana Corta cursó el Executive Master in Fashion Business Administration hace ya 8 años y desde entonces siempre había sentido dentro el gusanillo de emprender. Tras más de 7 años trabajando en Loewe como Project Manager, fue gestando su idea y en 2020 su proyecto por fin pudo ver la luz: Yummy Mummy, un club médico sanitario que da respuesta a las necesidades de la mujer durante la época de embarazo, postparto y crianza, así como en las necesidades propias de la adolescencia y la edad adulta.

Susana Corta detectó una oportunidad en el mercado del Mom Care y puso en marcha Yummy Mummy.

¿Por qué un club de la maternidad?

Cuando me convertí en madre no encontré un espacio donde cuidarme y sentirme arropada. La maternidad es una época maravillosa, pero también puede ser un tiempo solitario y difícil donde cambia tu forma de vida, tus horarios y surgen otras necesidades.

Convencida de que había muchas mummys en mi misma situación, decidí crear un nuevo concepto de maternidad. Un Club donde acompañar a la mujer en todas las etapas de la maternidad y abrir las puertas necesarias para que se sientan cómodas en este nuevo rol. En definitiva, un espacio donde compartir y vivir la maternidad con la tranquilidad de estar en manos de los mejores profesionales.

De todas formas, nuestra clienta no es sólo la mujer embarazada o la recién estrenada mamá. Englobamos una etapa de la vida de la mujer que va desde que tomamos conciencia, en la adolescencia, de la necesidad del autocuidado, hasta la edad adulta.

Además, cuando nos convertimos en madres, nuestros hijos pasan a ser la prioridad. Por eso, contamos con un equipo profesional de pediatría, fisioterapia infantil, logopedia, nutrición, hidroterapia (Baby Spa) y psicología que trata a los pequeños con cariño, dedicación y profesionalidad. Tal y como lo haría una madre.

¿Qué le diferencia de otros centros dedicados a la maternidad?

La maternidad es una época muy emocional para la mujer. Son años de muchos cambios vitales y nosotras acompañamos en este proceso ofreciendo un servicio profesional desde la cercanía y el apego.

Contamos para ello con un equipo de médicos especialistas en Ginecología y Obstetricia, Dermatología, Medicina Estética y Pediatría. Además, contamos con un equipo completo de fisioterapeutas y con las especialidades de Psicología maternoinfantil, logopedia, nutrición y matrona.

Cada profesional está especializado en su área de trabajo, pero participa y colabora con los demás profesionales para ofrecer un servicio integral y personalizado a cada paciente. El trabajo en equipo es, por tanto, la base fundamental de nuestro método. De este modo conseguimos ofrecer a la paciente el diagnóstico y tratamiento con la exclusividad y atención que merece.

Yummy Mummy es un espacio donde vivir y compartir la maternidad.

A menudo, tras dar a luz, las mujeres se olvidan de sí mismas y se centran exclusivamente en el bienestar del bebé, ¿por qué es tan importante el autocuidado de las madres?

Exactamente ese es el punto de partida de Yummy Mummy. De hecho, nuestro claim en mom care: cuidado de la madre. Si la mamá está bien, el bebé estará bien. Una madre cansada, que no reconoce su cuerpo, que no dedica un rato para ella, termina estando de mal humor, con poca paciencia, triste… En definitiva, es una mujer que no se encuentra bien. Y así es muy difícil cuidar a los demás.

Yo creo que la maternidad no consiste en sobrevivir, sino en vivir, disfrutar y  conocernos mejor. Debemos aprende a detectar en qué momento necesitamos tiempo y atención para nosotras mismas.

En el Club ofrecemos un programa de rehabilitación completo de postparto. Desde la revisión ginecológica, la rehabilitación fisioterapéutica de suelo pélvico y los ejercicios de hipopresivos, hasta desayunos con otras mummys donde, con el liderazgo de nuestra psicóloga y nuestra matrona, se tratan las emociones, la relación con nuestra pareja, las experiencias del parto, las dudas sobre lactancia…

En definitiva, nos enfocamos en cuidar a la madre para que ella pueda cuidar de lo que más le importa. Cuidarse ella, para poder cuidar.

Yummy Mummy nace en 2020, el año de la pandemia, ¿cómo has sorteado estos obstáculos?

Yummy Mummy abrió sus puertas en 2020, pero la idea y el proyecto nació mucho antes. El confinamiento nos pilló en plena obra del local y tuvimos que retrasarlo hasta septiembre para adaptarlo: instalamos sistemas de ventilación continua, ampliamos las salas y diversificamos las zonas de espera para asegurar la seguridad de los pacientes en el Club.

Uno de nuestros puntos diferenciales son las instalaciones. Ponemos mucho mimo y atención a la decoración y los detalles. Creo que hemos conseguido crear un ambiente cálido, acogedor, sin perder la esencia de Centro médico que somos.

Y aunque nos encontramos en una sociedad que ha sufrido un cambio de mentalidad forzado en el que la presencialidad ha pasado a ser un riesgo, nosotros creemos firmemente que hay cosas que no pueden sustituirse; hay un factor humano que seguimos necesitando: necesitamos que nos corrijan mientras realizamos un ejercicio, que la matrona se acerque a nuestro pecho para corregir la toma, hablar con las compañeras antes y después de clase….

Nuestro Club nació para dar también un servicio de socialización muy importante y necesario donde conectar con otras mummys, y afortunadamente disponemos de una amplitud en nuestras instalaciones que ha hecho que, impulsando también la terapia a distancia, no renunciemos a vernos en persona.

Yummy Mummy ofrece servicios para la vida de la mujer desde la adolescencia hasta la edad adulta.

¿Encontraste en el máster de moda de ISEM las herramientas adecuadas para poder emprender?

ISEM me enseñó a ver la empresa como un reloj de precisión, un engranaje de diferentes áreas que deben funcionar de manera autónoma y, a su vez, estar conectadas entre sí para poder funcionar. Un complejo mecanismo que da imagen de sencillez y control. Además, tener la oportunidad de conocer a tantos profesionales que un día se lanzaron al emprendimiento fue inspirador y emocionante.

Tal vez no sea objetiva, pero mi promoción fue muy buena. Fue un equipo de mujeres con ganas de crecer y adentrarse en el mundo de la de moda, de las que pude aprender mucho y llevarme grande amigas. Algunas de ellas son, hoy en día, emprendedoras que lideran proyectos realmente inspiradores.

¿Qué le dirías a un antiguo alumno de ISEM al que le pica el gusanillo del emprendimiento?

Que cuente su idea a todo el mundo, que pida opinión y escuche lo que le dice su target. Que diseñe y escriba de principio a fin cómo será su negocio, desde la base de datos de clientes, hasta el precio final de su producto y el color de su marca. Pero, sobre todo, que se enamore de su idea. 

En mi caso, detecté una necesidad que no vi cubierta y sentí que podía ayudar a mujeres en un momento de su vida. Me enamoré de mi proyecto. Ya no podía pensar en otra cosa. Así que puse mi estabilidad laboral patas arriba y me lancé. Dicen que las mayores locuras se hacen por amor…

Tras más de un año trabajando en el sector Mom Care, ¿te atreverías a hacer una pequeña predicción sobre cómo ves el futuro de este sector?

Creo que la mujer es cada vez más consciente de que necesita recuperarse. Pero también es verdad que delimita mucho este cuidado a los meses posteriores al parto. Esto es, durante la baja. Una vez nos hemos situado y acoplado al nuevo bebé, nos intentamos recuperar en tiempo récord para terminar la baja con “los deberes hechos”.  

Al mismo tiempo, en la sociedad existe un estilo de vida más saludable, una generación que se empieza a preocupar por su alimentación, por mantener una vida activa, por encontrar un equilibrio emocional, y esto se traslada también a la maternidad.

Cada vez somos más exigentes, estamos más informadas y buscamos una solución a los problemas más rápida y profesional. Por eso debemos siempre adaptarnos a estas demandas, porque las mujeres lo necesitan y se lo merecen.

*Los antiguos alumnos de ISEM Fashion Business School pueden disfrutar de un 10% de descuento en todos los tratamientos de Yummy Mummy.

Artículo original publicado aquí

Dejar un comentario