El tacto pedagógico en la enseñanza

Soy maestra de este Infantil desde hace ya 16 años. Estoy especializada en psicomotricidad y en la iniciación en el aprendizaje lector. Creatividad, ilusión y amor son herramientas esenciales en mi labor diaria. Y es que, en palabras de Max Van Manen, el tacto pedagógico -consigue lo que consigue- ejercitando una cierta sensibilidad perceptiva, así como practicando una preocupación afectiva por el niño activa y expresamente.

Por una parte, el tacto pedagógico confía en nuestra habilidad para detectar las necesidades de un niño y también sus posibilidades concretas. Esto significa que sólo funciona cuando los ojos y los oídos del educador buscan de una forma afectiva y receptiva el potencial del niño, e intentan saber hasta dónde puede llegar. Esto requiere una percepción orientada hacia la singularidad del niño, diversificando recursos para captar su atención, ¡pequeños gestos que nos ayuden a que se sientan queridos, seguros y capaces!

Paciencia, constancia, motivación y alegría

Mi principal objetivo es que la motivación de mis alumnos esté bien arriba. Tanto cuando estamos en psicomotricidad y los animo a vencerse como en el aprendizaje lector. 

El aprendizaje lector no es algo trivial. A pesar de la expansión sin precedentes de la cultura audiovisual, el lenguaje escrito y oral tiene un papel fundamental en el desarrollo y la transmisión del conocimiento, así como en el aprendizaje a lo largo de toda la vida. La alfabetización, más allá de los beneficios materiales que puede aportar, está estrechamente relacionada con nuestro pensamiento crítico, la creatividad, la participación, la conciencia, la transformación social, la identidad, la libertad y la dignidad humana (Torres, 2006).

Es un aprendizaje que debe ser trabajado con paciencia, constancia, motivación y alegría adecuándose a la propia madurez y estilo de aprendizaje de cada niño. Aún más en niños tan pequeños es importantísimo que el niño conecte con la profesora y tenga su tiempo individual y de exclusividad para él. Cada día tengo mi cita con cada [email protected] Mis 4 minutos con Patricia, con Luis, con Pep… 

El tacto acompaña y trabaja con la mirada

Por tanto, no importa cuáles sean las circunstancias en las que podamos encontrarnos a lo largo de su aprendizaje, ya sea fuera del aula, en el patio, en casa…

Los niños aprenden con acompañamiento, constancia, atención y amor. Buena muestra de ello fue que en época de pandemia nuestros pequeños alumnos siguieron con atención, ilusión y alegría nuestras clases online, ya sea de lectura individualizada, psicomotricidad, matemáticas, grafo, dibujo, inglés… Da igual la situación si los valores para el aprendizaje son buenos.

Gracias por enseñarnos también a nosotros a ser mejores profesores, sois sin lugar a dudas, nuestros héroes.

Eli Pascual

Psicomotricista y Especialista en lectoescritura