Un 14 de febrero de hace 90 años san Josemaría comprendió que Dios daría la vocación al Opus Dei a muchas mujeres. En Orvalle quisimos aprovechar una fecha tan redonda para que las familias del Colegio conocieran mejor esta institución de la Iglesia católica, de la que Orvalle es una obra corporativa.

Amar al mundo apasionadamente

Tres matrimonios fueron los encargados de contar su experiencia una realidad eclesial de la que forman parte cerca de 92.900 personas en todo el mundo.  Inés García, madre del Colegio y periodista, les introdujo así :

Sebastián del Rey en un momento de su intervención.

‘’Hemos invitado al Colegio a matrimonios de excepción (…) no porque sean los más guapos, ricos o buenos. Son excepcionales porque tratan de poner en práctica en el mundo actual, el ejemplo de un hombre que decía: «ama a todos como Dios os ha amado, incluso a tus enemigos». 

Y a continuación detalló que las personas del Opus Dei ‘’amamos la vida, el mundo, a mi marido, a nuestros hijos, a mis amigos. Vivimos intensamente’’.

Tras una breve explicación general sobre esta prelatura de la Iglesia nacida en 1928, los ponentes abordaron diferentes aspectos como qué es el Opus Dei para ellos, cómo ha cambiado la vida de aquellos maridos o mujeres cuya pareja se ha hecho de la Obra sin ellos serlo, o cómo es el día a día de una persona del Opus Dei.

¿Qué es lo que más valoran del Opus Dei? Claves, dudas y experiencias

      Para Lucía, economista y madre de varios hijos, la Obra, es una familias/" 877 target="_self">familia que se quiere y te lo demuestra cuando más lo necesitas:  ‘’Cuando estuve opositando, trabajaba a la vez, por lo que estaba sometida a mucha presión. En ese momento de mi vida, me ayudaba en mi vida espiritual una persona del Opus Dei, que se subía al autobús y me acompañaba en la media hora que tardaba desde mi casa hasta el trabajo, para alentarme y acompañarme en esos momentos de especial intensidad’’.

Lucía Lovera comparte una anécdota con los asistentes.

      Cuando Nacho le dijo a Olga, granadina con la que está casado y que en ese momento estaba embarazada de su cuarto hijo, que se iba a hacer de la Obra, ella  se enfadó porque no veía necesario pertenecer a nada, y menos con las obligaciones que ya tenían en ese momento. Pero luego, afirma, ‘’tampoco he notado tanto cambio, aunque sí que me da tranquilidad que con la formación que recibe se le ve algo más centrado y después de unos años el balance es positivo’’

      David explica que igual que si fueras amigo de Rafa Nadal te hablaría de la importancia de practicar deporte. Por eso ‘’cuando algún amigo me ha invitado a algo de tipo social o religioso, siempre he entendido que compartí aquello que a él le llenaba y le hacía feliz. No deja de ser lo que hacemos todos con la gente que queremos,compartir aquello que nos llena’’.

      En cuanto al día a día de una persona de la Obra, Sebastián contó que no se diferencia del de cualquier ’’cristiano comprometido’’ que reza y trata de luchar por ser mejor y hacer mejores a los que le rodean, regándolo todo con mucho amor de Dios. Ya que ‘’el Opus Dei no «saca» a nadie del mundo, porque precisamente lo que plantea no es otra cosa que cada uno tiene el derecho, y el deber, de ser santo en medio del mundo’’.

Si te has quedado con alguna duda en el tintero, puedes escribir a [email protected] o bien ponerte en contacto en directo con la web del Opus Dei, a través del siguiente formulario.Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *