6 Ideas para gestionar las emociones de los hijos

El pasado mes de marzo recibimos en Viaró una extraordinaria sesión de la Sra. Mª José Cots. En ella nos habló de cómo enseñar a gestionar las emociones de nuestros hijos

Los niños miran, sienten, sueñan y exploran el mundo con ojos de niños. Pasan por etapas propias de su desarrollo y van probando y midiendo sus fuerzas a medida que descubren su impacto en el mundo y, especialmente, en su entorno más cercano.

gestionar las emociones

En la etapa Infantil, nos encontramos en la edad dorada de nuestros peques. En ésta, los niños gozan de espontaneidad, intuición e inocencia.

No todos los niños son iguales y es cierto que el temperamento de cada uno determina la manera de enfrentarse a los conflictos y de adaptarse a los cambios y circunstancias que se le presenten. A veces los niños se enfrentan a situaciones y no reaccionan como a nosotros nos gustaría. No tienen todavía las herramientas para gestionarlas de una manera adecuada y han de ejercitar el lenguaje emocional. Nosotros mismos, muchas veces no sabemos cómo gestionarlo y debemos preguntarnos si podemos mejorar en nuestro lenguaje emocional. ¿Nos preguntamos alguna vez al día cómo estamos? ¿Lo sabemos transmitir? Para enseñar hay que aprender. 


Veamos algunas ideas que nos pueden ayudar a gestionar las emociones:

  1. Lenguaje corporal: tan importante es el lenguaje hablado como el lenguaje corporal. A través de él manifestamos emociones, por ejemplo, los abrazos y las caricias transmiten alegría y cariño.
  2. Juego: a estas edades los niños aprenden jugando. A través de él, podemos enseñarles a seguir las reglas, a saber ganar, a saber perder, a volver a empezar, a relacionarse…
  3. Música: es una manera de expresarse que estimula la imaginación y las emociones. En los niños aumenta la capacidad de escucha, de memoria, atención y concentración. Es un buen elemento de conexión pues estimula los sentidos. 
  4. Cuentos: son una gran herramienta para transmitir valores, vivencias y enseñanzas. Nos ayudan a desarrollar el lenguaje, la atención y la concentración. 

Las historias que más gustan a los peques son las familiares. ¡Expliquémosles anécdotas y vivencias propias! (reales o inventadas), veréis cómo despiertan al máximo su interés. 

  1. Cantar juntos: es una súper experiencia que puede ser muy divertida.  Las canciones infantiles potencian el desarrollo auditivo, intelectual y del habla, así como la expresión corporal y emocional de los niños. Si cantamos juntos aquellas canciones que más les gustan, con nuestra voz, poniendo nuestra esencia, seguro que será un éxito.
  2. Lenguaje artístico: qué divertido es experimentar con pintura, plastilina, colores, elementos desechables de nuestro entorno más cercano… El lenguaje artístico educa la sensibilidad y la expresión, ayuda a canalizar las emociones y desarrolla la creatividad y la imaginación. Realicemos pequeños trabajos artísticos con nuestros hijos, seguro que nos ayudará a conocerlos mejor.
gestionar las emociones

Como padres tenemos el cometido de ayudar a nuestros hijos a gestionar sus emociones. Es muy importante darles ejemplo, educar de dentro hacia fuera e intentar aprender con ellos y de ellos también. Los niños muchas veces son unos grandes maestros. 

Cada niño es diferente y no hay una única receta para educar. Es importante crear vínculos emocionales con cada uno de nuestros hijos desde chiquitines.

Es fundamental buscar el tiempo necesario para alimentar el pensamiento, el corazón y el alma. ¿Cómo? leyendo, escuchando, riendo, contemplando y dándonos a los demás.


 Os destaco una frase a modo de conclusión

“El amor es el gran vehículo para poder gestionar las emociones”

Hagamos las cosas con amor y bondad. 

Mercè Otero

Tutora de P0A