Se acercan las fechas de prematriculación y ha llegado el momento de elegir el colegio para tus hijos. Probablemente una de las decisiones más importantes que uno, como padre o madre, debe tomar.

Queremos acertar porque sabemos que es grande la responsabilidad que ello conlleva y nos puede generar cierto miedo el hecho de que en la mayoría de las ocasiones, esa elección, debe de hacerse cuando nuestro pequeño no ha empezado a andar. 

Me siento afortunada de poder acompañar a muchas familias en esa toma de decisión y asesorarlos en las dudas que les van surgiendo a la hora de incorporar a sus pequeños en esta primera etapa escolar.

Aquí van una serie de consejos con la esperanza de que sirvan de ayuda en la elección:

  1. Sé previsor y tómate tu tiempo: muchos padres se cuestionan cuándo es el momento ideal para empezar a visitar colegios. La respuesta que suelo dar es “cuanto antes mejor”, decidirás más informado y con más calma.
  2. Ten claras tus prioridades: ¿Qué quiero? ¿Qué busco? Antes de elegir el colegio de tus hijos, puede ser útil que nos sentemos, a poder ser padre y madre, para verbalizar qué características estamos buscando. Incluso, en base a nuestra experiencia educativa, qué nos ha ayudado, qué queremos, en definitiva, para nuestro hijo. En este punto sería importante pensar con una visión a largo plazo. En la primera infancia tendremos que priorizar aspectos de cuidado, atención, y los aspectos en los que fijarnos serán distintos en la adolescencia o etapa preuniversitaria. ¿Qué competencias me gustaría que adquiriera en un futuro? ¿Qué valores son importantes para mi y que quiero que el colegio tenga también presentes en su día a día?
  3. Ten en cuenta la logística y conciliación familiar: Otro aspecto fundamental una vez tengamos claro el segundo punto, será la organización familiar: ¿Está cerca el colegio que quiero o tiene rutas de transporte que pueda valorar? ¿Qué horarios tiene? ¿Son compatibles con mi horario de trabajo? Es aconsejable, que en la elección, no nos dejemos llevar únicamente por la comodidad, aunque por supuesto influya y sea importante. Ten en cuenta que por ejemplo, optar por un colegio más alejado del centro de la ciudad ofrece grandes oportunidades para disponer de espacios más amplios y naturales.
  4. Economía familiar: En función de nuestros ingresos y dependiendo de si queremos elegir un colegio público o privado, deberíamos calcular cuánto podemos y estamos dispuestos a destinar a la educación de nuestros hijos. Ello ampliará el listado de posibles escuelas a elegir: públicas, concertadas o privadas. Existen distintas ayudas públicas así como centros que disponen de becas específicas para ayudar a familias con menos recursos. Para ese cálculo y para comparar entre centros, toma también en consideración las actividades extraescolares, la oferta de idiomas, de programas internacionales de intercambio, las infraestructuras e instalaciones de que dispongan entre otros aspectos.
  5. Antes de elegir el centro escolar para tus hijos, realiza un listado de los colegios que crees que se ajustan al colegio ideal para tu familia y concreta una visita: Puedes consultar en su web o contactar con ellos para ver si ofrecen jornadas de puertas abiertas o todavía mejor, visitas personalizadas. Si puedes realizar la visita en horario escolar mejor que mejor. Algunas cuestiones a tener en cuenta serían las siguientes:
    • Valora cómo ha sido la atención, la disponibilidad, el ambiente escolar, si hay un clima alegre, si se conoce a los alumnos…
    • Pide referencias a conocidos, amigos antiguos alumnos…Consulta con antelación la web, observa, contrasta, compara y por supuesto, vete preparado para la visita organizada y no tengas miedo en llevar apuntadas cuestiones importantes a preguntar si no nos informan durante la visita: 
      • Proyecto educativo y metodología.
      • Datos académicos.
      • Idiomas. Oferta de idiomas y a partir de qué edad. Existencia de un plan lingüístico y posibilidad de obtener titulaciones de idiomas en el propio centro así como posibilidad de estancias en el extranjero ofrecidas por el propio colegio.
      • Ratios alumnos/profesores. A partir de los 3 años, la ratio ideal sería alrededor de los 20-25 alumnos. 
      • Oferta de extraescolares, horarios y espacios.
      • Servicios de transporte y comedor (trayectos, cuidado del alumnado, tipo de alimentación, cocinas propias o cátering).
      • Horarios. Posibilidad de ampliación de jornadas.
      • Si existe o no periodo de adaptación y cómo se ofrece ¿deberé coger días extras para ello?, ¿cuánto tiempo?. Posible oferta o no de cursos de verano que permitan conciliar la vida familiar y laboral en fechas fuera del curso escolar. 
      • Uso de la tecnología en las aulas. 
      • Formación del profesorado ¿qué cursos han llevado a cabo últimamente? ¿líneas de formación?
      • Valores y convivencia. ¿Existe un plan de convivencia? ¿Se favorece el compañerismo? ¿Cómo se trabajan los valores? Identidad o no cristiana del colegio y qué conlleva.
      • Relación familia-colegio. Puedes consultar sobre la oferta formativa para las familias así como la comunicación directa con el profesorado. Existencia o no de agenda de comunicación en la primera etapa de infantil y seguimiento individualizado del alumno. ¿Me ayudarán y me asesorarán en mi labor cómo padres? 
      • Orientación pedagógica y orientación universitaria
      • Precios
    • Pide una segunda visita si es necesario.

Tras estos 5 consejos, toca la hora de elegir el centro escolar para tus hijos. Para acertar, elegiría teniendo en cuenta los puntos de vista expuestos y una vez hayáis tomado la decisión os animaría a confiar, participar e implicaros al máximo en la educación de vuestros hijos, sin duda, la mejor inversión.

Carolina Camós. Coordinadora de Familias y Admisiones.

Artículo original publicado aquí

Dejar un comentario