La antigua alumna del FBA Paloma González- Tarrío nos desvela su los detalles de su día a día como product manager en la marca de cosmética Elizabeth Arden

Paloma González- Tarrío (FBA 2019) siempre ha tenido claro que lo suyo era el mundo de la moda. Tras estudiar diseño, decidió complementar su formación atacando otro de los pilares fundamentales de la industria de la moda: toda su parte empresarial y de negocio. De esta forma, Paloma llegó a ISEM Fashion Business School para continuar su formación y se encontró con una experiencia académica que ha marcado un antes y un después en su carrera profesional.

¿Siempre supiste que querías dedicarte al sector moda?

Sí. Desde niña me atraía la estética, lo visual, los pequeños detalles, todo lo vinculado con el arte. Siendo más consciente, decidí estudiar diseño de moda y posteriormente completar mis estudios en ISEM, que me ha aportado una visión más empresarial del sector.  Creo que es muy importante despertarte cada mañana e ir a trabajar en aquello que realmente te gusta, yo tengo la inmensa suerte de poder hacerlo.

¿Cómo es un día en Elizabeth Arden?

¡Un día en Elizabeth Arden es de todo menos aburrido! Tenemos un ritmo muy dinámico y se nos presentan retos a diario, tomamos decisiones continuamente en un entorno muy competitivo y variable. Precisamente, esto es lo que más me divierte: cada día es distinto al anterior y es un aprendizaje constante.  En Arden se valora mucho la proactividad y las nuevas ideas, por lo que es muy motivador trabajar día a día.

¿Qué hace un product manager?

Un product manager está enfocado al producto y orientado a resultados.   Consiste en adaptar la estrategia internacional e implementarla al mercado nacional sacando el máximo partido a todas las referencias. Exige combinar  una capacidad más analítica con una intuición comercial y saber interpretar las necesidades del consumidor.

¿Qué particularidades tiene el mundo de la cosmética?

Es una industria apasionante y no hace más que crecer, especialmente en Asia donde cada día aparecen marcas nuevas (al igual que ocurre en el mundo de la  moda).

El perfil de consumidor de cosmética ha evolucionado muchísimo. Hace unos años, el target se reducía a mujeres de mediana y avanzada edad; ahora cada vez hay más hombres y gente joven que invierten en tratamientos para el rostro, y eso también se está desarrollando con cifras detrás. Creo que este auge corresponde a que vivimos en un mundo frenético y somos conscientes de que esa velocidad en nuestro día a día nos afecta negativamente en muchos aspectos y, por ello, necesitamos cuidarnos más.

¿Qué es lo que más te gusta de este sector?

Es un sector muy competitivo y eso te obliga a dar el 100% de ti cada día. Es muy gratificante ver como las cifras se corresponden con el trabajo que hay detrás de cada producto. Por otra parte,  tengo la inmensa suerte de trabajar en un equipo estupendo. Es un auténtico lujo estar tan bien rodeada porque  eso te ayuda crecer cada día más y más,  tanto personal como profesionalmente.

Paloma González Tarrío- Antigua alumna ISEM Fashion Business SchoolPaloma González- Tarrío formó parte de la XVI promoción del Executive Master in Fashion Business Administration (FBA)

Hablando de crecer, la formación es un pilar muy importante para poder afrontar ese crecimiento ¿qué te hizo decidirte por el FBA de ISEM en lugar de por master?

Conocí a Covadonga O´Shea (fundadora de ISEM) y me habló del máster. Es una persona admirable en la que confío muchísimo y tenía la certeza que sería una buenísima decisión en mi carrera. Al poco tiempo fui a conocer la sede y me entusiasmo todo lo que descubrí sobre el Executive Master in Fashion Business Administration: asignaturas, metodología, valores, profesorado, etc. No me lo pensé mucho más, ha sido de las mejores decisiones que he tomado.

¿Cómo te ha ayudado el máster en tu desarrollo profesional?

¡Muchísimo! El máster me ha ayudado no solo profesionalmente,  sino que también a título personal.  Estudié diseño y me di cuenta de que necesitaba aprender y entender la cara empresarial de la industria, no solo la parte creativa. Es un máster muy completo. ISEM me ha dado las herramientas necesarias para poder afrontar y gestionar el día a día en este entorno cada vez más competitivo (e incluso para poder y saber emprender un negocio desde cero).

¿Cómo aprovechaste el programa One2One? ¿Te gusto la opción de tener un mentor durante el máster?

Me parece un regalo tener a una persona, que además venga del sector, acompañándote a lo largo del máster. Es un año apasionante pero también es muy duro, con mucha presión y carga de trabajo. En mi caso, tuve la suerte de tener a Silvia Soler, ella también es antigua alumna de ISEM y sabe  perfectamente todo lo que exige el máster. A día de hoy, seguimos en contacto y me sigue ayudando y asesorando. 

Ser consciente de que tienes a tu disposición a una persona con tantísima experiencia y que está ahí para lo que necesites, apoyándote es un privilegio.

¿Qué es lo que recuerdas con más cariño del máster?

Sin duda,  mis compañeros y profesores. ISEM ha sido una experiencia buenísima, no solo porqué he aprendido muchísimo sino porque me he llevado buenísimos amigos. La calidad del profesorado y de todo el equipo del máster es impecable.

¿Qué le dirías a un futuro alumno del FBA?

Le diría que si verdaderamente le apasiona la industria y quiere formar parte de ella, que se asegure de buscar el momento más adecuado para dar el salto y que no deje de intentarlo. Es una experiencia muy positiva en todos los aspectos y una oportunidad que te puede abrir muchas puertas.

En mi caso solo puedo dar las GRACIAS.  El FBA me dio la formación y los contactos que necesitaba para evolucionar y crecer en este mundo. Además, me dio la oportunidad de conocer a personas maravillosas que, desde entonces, tengo la gran suerte de llamar amigos. 

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *