Como parte del plan de Orientación Profesional de Orvalle, las alumnas de 4º de ESO han participado en unas jornadas de encuentros con profesionales para ahondar en distintas áreas académicas de interés, y también para conocer las posibilidades laborales en los diversos campos.

Saber cuál es la profesión de sus vidas no es más que un descubrimiento personal, una elección que será más o menos acertada, en función de todas las herramientas de asesoramiento y orientación que sepan utilizar. Los padres tienen un papel decisivo a la hora de que los hijos elijan carrera. Es por ello que, desde el Departamento de Orientación de Orvalle, os facilitan 5 claves para ayudarles en esta decisión tan importante:
CLAVES PARA AYUDAR A TU HIJO A ELEGIR CARRERA
  1. “Pensar a lo grande”

Ayúdale a superar su mentalidad cortoplacista (esta facultad está muy lejos, van a ser cuatro años demasiado duros), la cultura de lo inmediato (no me gusta la física, ese profesor es muy duro) y a tomar decisiones de arriba abajo, de lo global a lo específico.Así funciona la Universidad: una vez que sabes o intuyes a qué te quieres dedicar, analizas qué grados están relacionados. Cada grado está adscrito a una rama de conocimiento que, a su vez, implica escoger uno u otro currículo de Bachillerato.La decisión crucial  es: ¿A qué quiero dedicarme los próximos 35 años? ¿Qué puedo aportar al mundo? ¿Cómo voy a ser más feliz?Pero siempre recuerda….de arriba abajo.

  1. ”Influye pero no condiciones”

La misión de los padres es orientar, guiar, pero al final la decisión debe de ser suya. No puedes proyectar tu propia vida en la de tu hijo. “Es su vida, es su futuro”. El equilibrio está en el término medio. Responsabilidad como padre versus excesivo intervencionismo. Supervisar de cerca…pero de lejos. Implicarte y que ella sepa que es importante para ti, pero con límites.En unos casos te tocará decirle y decirte a ti mismo: “Relájate”, sobre todo si eres padre  primerizo. Hay que evitar sufrir.  No pasa nada si se equivoca. No se acaba el mundo. Es importante no meter más tensión, puesto que puede llegar a ser contraproducente. En muchos casos a sus 17 años no han terminado de madurar y no son del todo conscientes de la transcendencia de la decisión.

  1. Aprovecha el momento: “Hablar, hablar, hablar”

Es una de las ocasiones más bonitas para hablar mucho con tu hija. No sólo de los distintos grados que hay. Aprovecha la ocasión para tener conversaciones de fondo de cómo es ella, qué dones tiene, cómo es su carácter y su personalidad, en qué es fuerte, cuáles son sus debilidades, qué le gusta, en qué destaca, qué le motiva. Es una ocasión única…aprovéchala.Trátale como un adulto. Te sorprenderás.

  1. “Fomenta su inquietud”

Debes conseguir que se interese por los temas profesionales. Todo un arte. Fomenta su inquietud y mejor desde pronto. Que tenga cultura general, esté al día de la actualidad, tenga conversaciones de un nivel más alto, conozca a tus amigos de distintas profesiones, que se interese por algo más que por el aquí y el ahora. Internet lo tiene todo, pero el gran logro será menos horas en redes sociales y más tiempo buscando Universidad, mirando planes de estudio, notas de corte, etc.

  1. Ve por delante, no te “estanques”

Que tu hijo no te adelante. Ni en esto ni en nada: entiende cómo funciona el acceso a la Universidad, cómo se configura la Universidad en tu ciudad, qué grados existen, cómo está el mercado laboral. Es muy probable que tu hijo se dedique a algo que ahora ni existe. Debes entender cómo avanza el mundo y así poder ayudarle a  decidir.

[embedded content]

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *