Hoy hemos recibido la visita de María Martínez, que nos ha dejado impactadas con su testimonio de conversión. Ante un polideportivo abarrotado por las alumnas de 3º de la ESO a 2º de Bachillerato, al que se han sumado algunos amigos de Orvalle, como padres y Alumnis, María ha mantenido en vilo a la audiencia durante cerca de 2 horas.

Nos ha contado cómo vivía antes de su conversión: siendo una enfermera abortista en una clínica de Bilbao. El momento en el que ha relatado cómo se practican los abortos, ha sido uno de los más duros:

”Se apaga el ecógrafo para que la madre no oiga el latido (…) El asesinato es doble matamos a ese hijo de Dios e impedimos que nazca Jesús en cada uno de esos bebés”.

Su corazón era un trozo de mármol, y nada parecía afectarla. Como sentía que le faltaba algo, se hizo budista y comenzó entonces a practicar yoga. Fue entonces cuando su marido le abandonó. Un 11 de enero de 2017, cuando externamente su vida era la envidia de muchos, su marido la deja. Entonces Dios irrumpió como un torbellino en su vida y la cambió por completo:

”Mi corazon volvía a ser de carne. Me sentí ligera y como si volviera a nacer”.

Ese momento de conversión, que tuvo lugar en la casa de las hermanas de Teresa de Calcuta en el Himalaya, fue crucial. Estuvo 3 horas llorando y reconciliándose con Dios, tocando su misericordia. Había vuelto a nacer, y el túnel negro en el que tanto tiempo había estado viviendo, tenía por fin luz.

Antes de terminar, María ha dado un consejo a todos:

”Os invito a mirar a la Cruz y que repaseis la pasion de que tanto os amo. El nunca falla e iréis al Cielo”

Si no has podido escucharla en directo, no te pierdas este video grabado por la Diócesis de San Sebastián, donde también ha estado contando su testimonio:

[embedded content]

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *