Este año todo ha sido distinto, pero algo no ha cambiado: la ilusión por hacer de nuestro Colegio un espacio abierto, donde mejorar personalmente y en grupo.
Antes de que los alumnos aterrizasen en el Colegio, los profesores pudimos disfrutar de unas Jornadas de Iniciación, on line por supuesto, con un doble objetivo: buscar la excelencia, hacer mejor las clases. “Comenzamos con responsabilidad sanitaria y compromiso docente” con estas palabras, nuestro director, Javier Doncel, explicaba que uno de los objetivos claros es el entorno seguro, pero además teniendo en cuenta que el Colegio no es un depósito de niños, sino que es un lugar de formación.

Don Juan José, el capellán del Colegio Alborada, nos hablaba del trabajo bien hecho; ése tiene que ser nuestro objetivo, y para que esté bien hecho nada mejor que realizarlo con identidad cristiana. Formarnos profesionalmente para que las clases sean cada vez mejor.

Pero no todo quedó en ideas brillantes, en seguida pasamos a la práctica: Herramientas de participación en el aula, fue el título de una sesión impartida por Francisco Javier Calmaestra Caracuel, del Colegio Arenales, porque el aula, aun siendo on line, puede ser muy participativa.

Y después, Silvia Nieto González nos hablaría de las posibilidades de Kahoot, Kizizz, y otras aplicaciones informáticas, que constituyen herramientas útiles, que permiten crear cuestionarios y compartir con otros compañeros y con alumnos. Socrative, especialmente útil para exámenes on line, Brainscape, con imágenes realmente impactantes, que resulta muy adecuada para crear tarjetas, sobre todo para alumnos de primaria.

Con estas Jornadas y mucha preparación personal, llegamos a la segunda semana de septiembre, ya con la incorporación escalonada, pero ya real de casi todos los alumnos. He de reconocer que los nervios estaban a flor de piel. Tantas sesiones sobre el protocolo COVID, lo que teníamos que hacer, y enseñar a hacer: el uso de las mascarillas, el gel hidroalcohólico, la desinfección de los lugares de trabajo, la entrada escalonada al centro, la mascarilla de repuesta, el kit de limpieza, los aforos en los diferentes espacios, y así una cantidad de cosas nuevas, pero que hay que cumplir porque nos jugamos mucho en ello.

A mí, personalmente, me preocupaba una cosa, cómo va a ser la preceptuación personal con los alumnos. Con los padres está claro, pues se favorecerán las reuniones telemáticas siempre que sea posible. Pero, ¿con los alumnos? Yo recordaba la cantidad de pasillos que me he recorrido charlando con los chicos, pero una nueva prioridad ha surgido: No nos paramos en zonas de paso, circulamos siempre por la derecha. Imaginación al poder: habrá que salir al patio, pero tranquilos que sin preceptuación personal no nos vamos a quedar.

Probablemente jamás hubiéramos imaginado vivir una situación tan controvertida y anómala como la que estamos viviendo. Momentos de incertidumbre, de inestabilidad, de desasosiego a veces…, ante esto es necesario que aprendamos a manejar las situaciones imprevistas.

Pero las grandes contrariedades también suponen siempre grandes oportunidades para mejorar, cambiar, y crecer, para dar la mejor versión de nosotros mismos. Sirva además de consuelo que, habitualmente, en educación lo sustancial siempre permanece; profesores, familias, alumnos, todos dispuestos para afrontar con espíritu de equipo y colaboración este escenario tan complejo y difícil.

Y una semana después, ya la incorporación de primero y segundo de ESO. Los que faltaban. Ya el Colegio al completo. Casi todos los alumnos conocidos, pero difíciles de reconocer: algunos por el estirón del verano y de la pandemia, y todos porque estaban enmascarados, y así no hay quien conozca a nadie. Y también, porque el Colegio ha crecido. Ya somos más de mil quinientos alumnos y alumnas en Alborada.

Para dar normalidad a esta situación extraordinaria no deben faltar los ingredientes fundamentales: atender a varios frentes a la vez, paciencia, sentido del humor, capacidad de superarse, y no rendirse nunca.

Alberto García Chavida
Profesor de Secundaria
Colegio Alborada

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *