¿Cómo lidiar consuno de los mayores retos sociales del Siglo XXI?

El 86% de los españoles se cree las fake news o noticias falsas, y  el 65 % de las personas en todo el mundo se informan en primer lugar a través de redes sociales, lo que en sí mismo es un riesgo porque no hay garantías de su autenticidad.

[embedded content]

James Hartley, profesor de inglés del Colegio, nos explica cómo las habilidades de pensamiento crítico son más cruciales que nunca para lidiar con uno de los mayores retos sociales del siglo XXI: las fake news. Este fenómeno es considerado hoy en día como la mayor amenaza para la democracia, respondiendo a una crisis social y educativa más que periodística. La difusión de artículos fraudulentos es cada vez mayor y, en muchos casos, son publicaciones hechas a conciencia con motivos lucrativos, desestabilizadores o de manipulación social. Si bien difundir un bulo es cada vez más fácil, desmentirlo requiero mucho más trabajo. Tanto en las asignaturas de Lengua como de Inglés, fomentamos el pensamiento crítico y la inquietud narrativa para despertar en las alumnas la capacidad de discernimiento mediático y de verificación de la información viral que reciben por cualquiera de los medios más habituales: redes sociales, Internet, televisión, etc.

Cada alumna es un agente de cambio

A través de actividades lingüísticas y de lectura crítica, nuestras alumnas ganan consciencia acerca de su rol personal en la sociedad de la información, aprendiendo que cada una de ellas puede ser un agente de cambio y que en todos los casos, detenerse a valorar una información antes de reenviarla o desmentir un bulo es una contribución y un deber social con la democracia y la búsqueda de la verdad.

En Orvalle ponemos el foco en la alfabetización mediática, educando la habilidad para analizar de forma efectiva los contenidos que recibimos a través de medios digitales. Con las recientes generaciones evidenciamos una realidad en este ámbito y es que los alumnos no dedican el tiempo necesario para verificar la información que consultan en Internet y, en muchos casos, se limitan a los datos que les arrojan los titulares sin tan siquiera leer los textos completos. Esto refiriéndonos solamente a las situaciones de investigación, es decir, excluyendo cualquier contenido viral que reciben mediante redes sociales en su tiempo libre.

A través de talleres específicos y del trabajo cotidiano en el aula, profesores de Orvalle favorecen y potencian el pensamiento crítico de nuestros alumnos., adaptado las actividades según la edad de cada curso.

Trabajando el pensamiento crítico en la ESO

1) Fomentar el cuestionamiento

Un primer paso en esta materia es fomentar el cuestionamiento, la duda, despertar en el aula un clima de inquietud y curiosidad que, a través de preguntas específicas, les permita hacer un uso inteligente de la información.

2) Búsqueda, análisis y contraste

Alumnas de Secundaria han participado durante sus clases de inglés en actividades de búsqueda, análisis y contraste de información en Internet a través de un guión de preguntas esenciales que les ha permitido concluir si el contenido era real o ficticio.

Algunos de estos pasos han sido:

  • Verificar la fecha de publicación original.
  • Leer todo el contenido y no sólo el titular
  • Validar el autor o medio responsable de la publicación
  • Identificar si el contenido está sostenido por fuentes sólidas y externas
  • Comprobar si ese mismo contenido está publicado por otros medios serios
  • Analizar si la apariencia gráfica y estética del site parecen profesionales o si resultan sospechosos, etc.

Actividades desarrolladas en Primaria

Este proceso de alfabetización mediática también se puede iniciar a edades más tempranas y desde otros enfoques también importantes. En Primaria hemos comprobado a través de distintas actividades sencillas que las alumnas más pequeñas también pueden comenzar a discernir la autenticidad de contenidos. Por ejemplo, hemos realizado unos talleres en los que las alumnas han tenido que analizar y contrastar imágenes para reconocer si son auténticas o montajes y, en caso de ser falsas, identificar las alteraciones que ha sufrido la imagen. Asimismo, han aprendido a reconocer y diferenciar -en periódicos digitales- las noticias de los banners publicitarios y de los contenidos patrocinados.

Si bien las alumnas de Primaria aún no se enfrentan a la realidad de las redes sociales, sí son target de anuncios publicitarios, es por ello que también hemos puesto el foco en aprender a reconocer las alteraciones y filtros que puede contener una imagen para cambiar y “mejorar” la estética de la misma, sobre todo cuando se trata de personas y autoretratos –mejor conocidos como selfies-.

Si quieres saber más sobre este tema no dejes de leer ”¡Detectives de la verdad!”, en el blog de padres y profesores. 

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *