Musicoterapia en el confinamiento 

Resultaba impensable imaginar que en plena era digital, de la comunicación y del conocimiento sufriríamos estos tiempos tan arduos. La llegada de una pandemia y, en consecuencia, del confinamiento no nos ha dejado indiferentes. Se han resquebrajado nuestros planes haciendo que debamos tomar las riendas con un giro de 180 grados. 

De repente, nos hemos visto envueltos en una metodología laboral y escolar online. Incluso las reuniones familiares son a través de la pantalla del móvil u ordenador. Hasta los más pequeños de la casa han aumentado el tiempo que pasan conectados. Pero no todo es negativo. 

Hemos retomado hobbies que unos meses antes no cabía en nuestra vida. Disfrutamos de manera diferente en familia y la música, en este tiempo de reclusión, es una gran aliada. Músicos, tanto amateur como profesionales, salen diariamente a sus balcones para agradecer, mediante sus interpretaciones, la inmensa labor que tantas personas realizan en la lucha con este virus. 

Mientras haya vida, habrá música.

La música se ha convertido el único destino con el que aún podemos viajar sin necesidad de movernos de casa. 

Ahora bien, ¿cómo puede utilizarse la música como ayuda durante este confinamiento? . 

● Interpreta música con instrumentos de propia construcción. 

● Crea letras de canciones sobre la base de melodías ya conocidas. 

● Canta canciones que te susciten cualquier estilo de ánimo. Es una buena forma de controlar los sentimientos. 

Educación musical

La educación musical es clave para el desarrollo de los niños. Desde bebés se recomienda a los padres ponerles música mozartiana para desarrollar más audazmente su cerebro. Tiene una relación intrínseca con el desarrollo cognitivo, destrezas psicomotrices, emocionales y sociales de los niños.

La educación musical es clave para el desarrollo de los niños.

Pero, ¿cuáles son los principales beneficios que aporta la educación musical a los niños? 

● Incrementa la autoconfianza y facilita la socialización: se sienten comprendidos al compartir canciones. Contribuye a solucionar problemas de falta de autoestima que pueden sufrir, sobre todo, en la adolescencia. 

● Mejora el aprendizaje: la etapa de alfabetización del niño se ve más estimulada con la música . Por ejemplo, a través de canciones infantiles. 

● Refuerza la atención y la concentración: se estimulan áreas cerebrales que difícilmente pueden ser ejercitadas de otra manera. 

● Potencia la expresión corporal: los ritmos de canciones potencian la coordinación. 

● Incrementa la memoria y la creatividad: estudiar música ponen en marcha la memoria visual, la memoria muscular y la memoria auditiva. 

En la actualidad, existen multitud de aplicaciones digitales musicales que podemos ofrecerles a nuestros hijos durante este periodo de confinamiento. Aquí presento algunas de ellas: 

– Para iOs: 

Ear Trainer 

1⁄4 aprender leer música tutor 

Piano Maestro by JoyTunes 

Mussila Music School 

Para Android: 

ChordChord 

Mi 1o xilófono y piano 

Jungle music app 

Escuela de música Mussila 

Grandes compositores como Chopin, Schubert, Bach o Mozart aprovecharon sus encierros para componer algunas de sus grandes obras. Beethoven, a pesar de su sordera, convirtió la frustración en música y compuso una oda a la alegría. ¡Aprovechémoslo nosotros! Acerquemos la música a nuestros hijos, juguemos con ellos y divirtámonos cantando o bailando su canción favorita o creando música mediante la herramienta online Play Antropoloops. ¡Serán unos pequeños grandes compositores! 

Música como terapia

La música posee un enorme valor como método terapéutico y aquí es donde se encuentra la musicoterapia. Es considerada una ciencia que descubre potenciales y restituye las funciones del individuo para que sea capaz de alcanzar una mejor organización intra e interpersonal. Su fin es la mejora de la calidad de vida a través del tratamiento y de la rehabilitación. 

Tchaikovsky afirmaba que “Si no fuera por la música habría más razones para volverse loco”. y llevaba razón. En momentos tan complicados como los actuales, la música ha concluido ser una gran ayuda para seguir manteniendo el buen ánimo en nuestros hogares. 

Musicoterapia familiar

La musicoterapia constituye ser un recurso muy efectivo para fortalecer los lazos de unión familiares y reforzar la educación en valores. En los adultos, la música permite recordar el pasado y devuelve la oportunidad de reflexionar y aprender de él con conciencia. En los niños, logra compensar todas aquellas carencias emocionales derivadas de la realidad familiar que pudiera tener. 

La musicoterapia familiar establece analogías entre los diferentes roles familiares desde un mundo más creativo para el niño. Puede convertirse en un punto de encuentro comunicativo que permite a la familia interactuar e intercambiar sentimientos, experiencias y preocupaciones. 

Durante estos días de cuarentena podemos practicar la musicoterapia en familia de manera eficaz. Durante las sesiones, todos los participantes son parte activa del proceso musical. Se ofrece tanto un espacio para el juego en familia como multitud de elementos que favorecen la interacción con los demás. Esto se trabaja a través de: 

● Canciones infantiles 

● Cuentos sonoros 

● Juegos musicales 

● Danzas y bailes 

● Improvisaciones 

La musicoterapia en el confinamiento puede ayudar a nuestros hijos

En conclusión, la música es un hecho inherente al humano y mientras antes nos acerquemos a ella, antes podremos gozar de sus enormes beneficios. Atravesamos momentos delicados, pero este período constituye ser la mejor oportunidad para disfrutar de la música y de nuestra familia. De unirnos aún más y de dejar llevarnos por nuestros sentimientos. 

La vida sigue latiendo con ritmo, fuerza, amor y esperanza. Mientras haya vida, habrá música.

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *