Alfonso Aguiló, reeligido recientemente Presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), nos ha hablado de los ‘‘Desafíos y panorama educativo durante y después del Covid-19’’, en una interesante sesión moderada por la subdirectora de formación de Orvalle, Olga García.

La educación durante la pandemia

Aguiló ha comenzado su intervención con una reflexión sobre el hecho histórico que estamos viviendo, ya que nunca antes el mundo se había visto paralizado de esta forma, casi al mismo tiempo y de manera tan extendida.

”Las crisis son grandes ocasiones para conocer a los demás”, Alfonso Aguiló.

Ha compartido con la audiencia también, su deseo de que salgan grandes genios de esta crisis, comparándolo con el momento en el que Newton diseñó la teoría de la gravedad, que fue precisamente confinado durante la Gran Peste que asoló Inglaterra, entre 1665 y 1666.

Aguiló ha apelado a la importancia del sentido del humor y el equilibrio emocional para lograr sortear los obstáculos que durante estos meses se nos han ido planteando.  Ya que ”no es cuestión de medios”, ha destacado.

Las situaciones que hemos vivido en los últimos meses, además de haber puesto a prueba la psicología de mucha gente, producirán resultados distintos en cada uno. También ha destacado la importancia de la actitud, como parte de la solución para lograr convertir las amenazas en oportunidades.

”La educación es tratar de conseguir que entre el estimulo y la respuesta, esté la decisión libre de cada persona, eso es educar en libertad”, Alfonso Aguiló.

La tecnología como aliado

Uno de los ejemplos que Alfonso Aguiló ha compartido, ha sido su admiración por cómo están llevando esta situación las escuelas de música o conservatorios. ¿Quién imaginaba que una clase de música se podría impartir en remoto? Ha destacado que incluso se están planteando que se mantengan online, de lo bien que están funcionando.

Entre los aspectos positivos del teletrabajo ha hablado de la brevedad con la que las reuniones se llevan a cabo, así como la puntualidad que se consigue. En la educación también hemos logrado que el conocimiento por parte de padres y profesores de sus alumnos, sea aún mayor, ya que esta situación nos ha forzado a mantener una relación más personalizada. Elemento diferenciador que luego debemos lograr trasladar al ámbito offline.

También ha animado analizar la situación que vivimos, y la que viviremos, teniendo en cuenta estos 4 aspectos:

  1. Mantener la salud
  2. Mantener el aprendizaje
  3. Mantener la conciliación familiar
  4. Mantener la economía del país

”Uno de los grandes aliados que tenemos en este momento es la tecnología, debemos lograr no tener una actitud defensiva ante ella”, Alfonso Aguiló.

También ha hablado del Estudio que Empantallados ha llevado a cabo en España sobre el uso de las pantallas en la vida familiar durante el confinamiento, de gran interés. Ya que ”aunque con la tecnología, hay motivos para desconfiar, pero nuestro objetivo es ver lo positivo”.

”La escuela, entre las muchas cosas que tiene que enseñar, está el de enseñar la tecnología, con moderación y responsabilidad”, Alfonso Aguiló.

Retos para el futuro

Entre los retos que nos deparará el futuro ha destacado:

  • La importancia de dar un impulso en la autonomía y motivación de los alumnos.
  • Lograr mantener ese trabajo colaborativo que ahora, por la situación, estamos consiguiendo entre familia y escuela.
  • Mejorar la atención personal al alumno y la familia.
  • Lograr situar la tecnología en un ámbito de aprendizaje, cultura y comunicación.
  • Gestionar la conciliación entre trabajo y familia.
  • Descubrir nuevas formas de programar y evaluar (que no es solo calificar, ya que esto puede motivar o desmotivar).
  • Mantener el feedback como una herramienta muy eficiente en la educación.
  • Y no perder de vista que cada cambio nos trae una oportunidad de mejora.

[embedded content]

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *