Las alumnas de 4º de la ESO y 1º de Bachillerato que participan en el Programa Excellence de la Universidad de Navarra, disfrutaron el pasado miércoles 14 de octubre, de diferentes actividades al aire libre en la sierra de Guadarrama.

El objetivo de esta actividad en contacto con la naturaleza, ha sido trabajar las habilidades interpersonales, tan necesarias en la sociedad actual. Ya que poseerlas, es una de las principales ventajas competitivas que diferencia un profesional excelente. 

Todas ellas estaban enfocadas a trabajar el Team Building, mediante el desempeño de diversas tareas y la representación de diferentes roles.

La confianza en equipo

Para trabajar la confianza se dividió a los equipos en parejas. Un participante tenía que conducir un kart a pedales con los ojos tapados, mientras su compañero debía darle las indicaciones precisas para hacer la vuelta lo más rápidamente posible. Al terminar se cambiaban los papeles.

El objetivo que se logra con esta actividad es doble, ya que por una parte se afianza la confianza en las indicaciones del compañero, y por otra al intercambiarse los roles, se crece en empatía, entendiendo cómo se siente el compañero en el papel contrario.

Asunción de roles y flexibilidad en el grupo

Usando unos bloques de madera, el equipo tuvo que realizar una construcción lo más alta posible en 20 minutos. Cada miembro del equipo tenía un rol determinado. Uno era el constructor, otros los transportistas, y otro, con los ojos tapados y guantes de boxeo, debía poner las piezas siguiendo las indicaciones del constructor. El objetivo trabajado es la adaptación al rol asignado en cada momento, dando lo mejor de cada uno.

Asertividad

La actividad para trabajar la habilidad asertiva, consistía en recorrer estructuras con una dificultad creciente. Cada alumna avanzaba asegurada mediante un arnés y protegida con un casco, enfrentándose a sus miedos, especialmente a la altura o al caminar por zonas en movimiento. Esto les hizo pensar en estrategias para lograr superar cada obstáculo que se iban encontrando en el recorrido.

Las que tenían miedo a la altura se dieron cuenta de que mirando hacia delante no notaban la altura y avanzaban con facilidad. En las zonas inestables descubrieron que si cogían ritmo, era menos complicado.

Con esta actividad trabajamos en estrategias para superar los límites que nos ponemos, y en la confianza en ellas mismas que fueron capaces de superar más obstáculos de los que pensaban en un principio.

El liderazgo y la importancia del grupo

Transportar un cubo sujeto con cuerdas con bolas de petanca encima que no podían caerse. Así fue la actividad con la que trabajamos el liderazgo y la importancia del grupo. Todo el equipo iba con antifaz, excepto el capitán que daba órdenes. Antes de comenzar había que pensar la estrategia que se iba a seguir.

El aprendizaje consistió en ser capaz de avanzar al ritmo que marcaba el capitán porque al ir a destiempo que los compañeros se caían las bolas. Por otra parte, también aprendimos que decidir una estrategia en equipo, implica la necesidad de negociar con los demás.

La creatividad

Mediante la creación de un graffiti mural con el nombre del colegio, trabajamos la creatividad. Cada una de las alumnas aportaba sus ideas, procurando dar un sentido unificado del dibujo. El aprendizaje consiste en aportar creatividad sin perder de vista el bien común del equipo.

Los monitores de Divernatura, acostumbrados a trabajar con muchos colegios y empresas, han convertido esta experiencia en un gran aprendizaje lleno de disfrute, gracias a la actitud que han demostrado durante todo el día.

Artículo escrito por Gema Aceituno y Silvia Ortiz-Echagüe, responsables del programa Excellence en el colegio.

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *