Si algo caracteriza al Programa de la Escuela Primaria es la metodología cercana a la realidad. Los niños son los primeros en los que se evidencia esa conexión directa entre la realidad cotidiana y el aprendizaje.

Una alumna de Attendis trabajando en e sistema At Home durante la cuarentena.

En estos momentos tan difíciles para todos, la indagación como enfoque y método de aprendizaje se hace más útil. Estos días en casa permiten que los pequeños exploren mejor su realidad inmediata, que se auto conozcan e indaguen más de cerca en el contexto de la familia y el hogar. Es el mejor momento para hacer partícipe a la familia, como activo importante de la comunidad de aprendizaje del IB, de su importante labor a través de las unidades de indagación. Intentaremos dar algunos ejemplos que servirán para estimular la indagación en casa.

Siempre es posible activar la conciencia de los niños en relación con la vida que los rodea, como principal fuente para suscitar la curiosidad y la exploración, no es un mecanismo artificial, es un mecanismo natural.

El niño, por naturaleza, es curioso, le interesa todo lo que lo rodea y se pregunta acerca de los fenómenos que ve. Esta cualidad es fundamental en el PEP, porque nace de las nociones que los pequeños tienen sobre la naturaleza de las cosas. En otras palabras, los niños están preparados para conocer cada vez más el mundo al que han venido a vivir, porque su interés por el mismo es totalmente auténtico, los motiva a aprender y mantendrán este interés durante toda su vida si logramos que participen activamente del proceso de aprendizaje. Los maestros en el PEP saben que el éxito depende en gran medida de la toma de iniciativa de los niños en la indagación, si son ellos los que deciden el tema, el problema, el método y las conclusiones en la indagación, el aprendizaje con sentido se abrirá paso. 

Esa iniciativa en la indagación se denomina indagación no estructurada y aspira a que los estudiantes aprendan a indagar de forma independiente, para que se apropien de todos los conocimientos que necesitan para desarrollarse plenamente en la vida, cuestionando con entusiasmo e interés los campos del conocimiento. 

¿Cómo puede contribuir la familia a que este proceso se enriquezca en casa?:

  1. Conversa con tu hijo y pregúntale acerca de la indagación que está llevando a cabo en este momento. Ello constituye un ejercicio de reflexión útil.
  2. Promueve actividades para provocar la indagación:
    • Juegos viejos y nuevos. Se pueden practicar e indagar por qué algunos han caído en desuso.
    • Crítico de la tele. A pesar de ser una potencial enemiga, en el actual contexto de confinamiento, la tele puede ser también formativa, ello ocurre cuando convertimos al niño en un espectador crítico, estimulándolo mediante comentarios, debates, inclusive con una sonrisa, un elogio, una pregunta, todo lo que permita hacer un distanciamiento entre lo que se está visualizando, y facilite su reflexión. Hay, por otra parte, una gran cantidad de programas educativos que ya hemos recomendado. La crítica viene de la mano de la creatividad, y permitirá a los niños crear sus propios programas futuros.
    • Y ya que hablamos de la imaginación, tenemos que referirnos a la lectura como una de las mejores aliadas de la indagación. La lectura nos permite viajar por los mundos de la imaginación. Sabemos que no todos nuestros hijos poseen el hábito de lectura bien desarrollado, pero los padres lo podemos fomentar si aprovechamos la convivencia para compartir un libro con ellos, leyéndoles los cuentos de esos libros que tenemos acumulando polvo en las estanterías, interesándonos por aquellos del plan lector que deben leer, recomendándoles lecturas adecuadas a la unidad de indagación en marcha.
  3. Animar a los hijos para que compartan sus indagaciones con otros parientes y amigos, puede abrir nuevas interrogaciones y otras líneas para indagar. La experiencia de los otros es de gran valor para ellos.
  4. Compartir con nuestros hijos sus indagaciones y promover en ellos acciones responsables a partir de ellas, es decir, hacer visible el concepto de responsabilidad, puede ser un gran desencadenante de la acción. 
  5. Entre los más pequeños el juego es la fuente principal de la indagación, sus juguetes, sus espacios, la música, los colores, el movimiento, sus mascotas, todo suscita en ellos la curiosidad, muchas veces nos señalan algún objeto, o lo tocan y ello indica una curiosidad auténtica, una indagación, es un momento que hay que aprovechar. 
  6. Con los niños de Infantil hay que hablar constantemente, preguntarles sobre todo lo que les rodea y les interesa, ese no es un diálogo solitario, aunque a veces lo parezca. 
  7. Actividades de comunicación. Sabemos que nuestros días están plagados de noticias negativas, al punto de que hemos llegado a pensar en aislar a nuestros hijos de esta eterna crónica roja. Los padres debemos tomar nuestras propias decisiones de acuerdo con la edad y, desde luego, de acuerdo con nuestros propios códigos éticos, sobre la información. Pero sabemos que, lamentablemente, no siempre podemos protegerlos en la forma en que quisiéramos, pues las redes sociales, el uso de Internet, el móvil, en fin, todo el mundo de nuestros hijos, está conectado a las redes virtuales. Entonces, ¿qué podemos hacer?

Conversaciones positivas

  • Tenemos que conversar con nuestros hijos sobre los acontecimientos que se están desarrollando en el país. De esta manera podrán analizar mejor cualquier noticia negativa que llegue a sus oídos y ojos. Ellos, como nosotros, están viviendo un momento histórico. Triste o célebre, pero histórico al fin, y tienen que ser conscientes de ello. Es más, deben ser críticos de este momento y entender que podemos extraer grandes enseñanzas de los aciertos y de los errores. Nuestros hijos son el futuro de nuestro país, son nuestra esperanza de que esto no vuelva a suceder.
  • Comenta con tus hijos las noticias, trata de estar al tanto de lo que sabe y de cuáles son sus fuentes. Solo así lograremos reflexionar con ellos. Pregúntale a tu hijo qué haría él o ella para prevenir una situación tan dramática como la que vive España en estos momentos. 

Contexto crítico

Estamos viviendo un contexto crítico y significativo. Por paradójico que esto parezca es propicio para extraer experiencias vitales útiles. “Al situar la indagación en contextos significativos, las experiencias personales se conectan con oportunidades y desafíos a nivel local y global.” Lo anterior cobra ahora un sentido real, no conozco otro momento en que sea tan real la certeza de lo significativo. 

1  William F. McComas USC.

2 IBO, 2018 (Centro de recursos para los programas).

Zuleika Cruz Miramón

Asesora de Programas Internacionales de Attendis

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *