El centro educativo Ribamar apuesta por la educación en valores y la atención personalizada. Una parte fundamental para lograr que el proceso formativo con esas bases sea exitoso, reside en el trabajo conjunto con las familias. Por esta razón, os damos a conocer el testimonio de Pepe Aguilar y Carmen Dona, padres de una alumna que actualmente estudia Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en Ribamar y de su hermana, que en la actualidad se encuentra realizando estudios universitarios. Queremos compartiros su experiencia como familia con alumnas en el centro y de su relación con Ribamar a lo largo de los años.

testimonio-padres-Ribamar-ESO-Sevilla-concertado-centro-educativo-bilingüe

PEPE AGUILAR Y CARMEN DONA

«VALORAMOS EL TRABAJO PERSONAL CON LAS ALUMNAS PARA DARLES CONFIANZA»

«Nosotros teníamos muy claro, desde primer momento, qué tipo de educación queríamos para nuestras hijas: una formación cristiana donde lo más importante fueran los valores para ser personas responsables y comprometidas. Las dos cursaron la Primaria en el colegio de las Hermanas de la Cruz y conseguimos ese objetivo al 100%. Por ello, quisimos darles esa continuidad y cubrir, sobre todo, la difícil etapa de la adolescencia. Elegimos Ribamar porque nos ofrecía lo que buscábamos», explican.

Al preguntarles qué es lo que más les gusta del centro aseguran que «lo que más valoramos en como se preocupan y trabajan a nivel personal dando confianza a las niñas para que traten cualquier preocupación tanto académica como personal, siempre en colaboración con los padres. Además, agradecemos como nos ofrecen voluntariamente formación para afianzar en casa los valores que las alumnas trabajan en el aula».

testimonio-padres-Ribamar-ESO-Sevilla-concertado-centro-educativo-bilingüe

Respecto a la relación que el centro mantiene con los padres comentan «tener la suerte de conocer Ribamar hace años y siempre nos han tratado como a uno más de la familia. Desde la directora, el personal de secretaría, profesorado y de todo el centro. Aquí los padres formamos parte del equipo de Ribamar y ellas siempre están dispuestas a escucharnos, ante cualquier problema, y nos permiten compartir actividades con las niñas y con el profesorado». Es por esta y por otras razones «por las que llevamos años recomendando Ribamar como centro educativo. La graduación de nuestra hija mayor fue muy emotiva por parte de las alumnas y del equipo docente y eso solo lo encuentras donde hay entrega y cariño.  Nuestra hija llegó a Bachiller con muy buena formación, pero sobre todo, Ribamar forma a las niñas para que tengan compromiso con el trabajo para el futuro, pero siempre acompañado de una apuesta por los valores humanos que tan necesarios son. Y, por supuesto, siempre están reciclándose y adaptándose a todo lo nuevo en sus proyectos para mejorar», concluyen.

Artículo original publicado aquí

Dejar un comentario