Hablamos con Leticia Villalobos, directora de Infantil de Alborada

Llevo muchos años dedicándome a la educación infantil porque es algo que siempre me ha gustado mucho. Nunca tuve duda en estudiarlo y quise especializarme tanto en el 1º Ciclo como en el 2º Ciclo de Infantil, para completar la etapa entera, trabajar en ambos ciclos es una experiencia muy enriquecedora. Desde entonces me dedico a ello con una gran ilusión cada día. Creo que poder trabajar en lo que te gusta y disfrutarlo día a día es un privilegio y una alegría.

¿Cuéntanos cómo afrontaste tu nuevo puesto en Alborada, como directora de Infantil?

Cuando me paro a pensar en mi llegada a Alborada, este pensamiento, me provoca risa, porque en ningún momento podría haberme imaginado este comienzo.

Personalmente me encanta describirlo como un comienzo de curso muy interesante, ya que estamos afrontando una pandemia y una reciente nevada que nos está poniendo retos todos los días, pero afortunadamente las estamos superando entre todos. Cada día tiene su encanto y me gustaría transmitir a las familias que estamos haciendo todo lo posible para que aun así los niños sigan aprendiendo y estando felices.

La idea de comenzar a trabajar en un colegio con la responsabilidad que conlleva ya es imponente, si pensamos en llevar la dirección de infantil en un colegio es impresionante, pero si además es la dirección del primer colegio de la Fundación Arenales, verdaderamente no tengo palabras para expresarlo. Estoy muy agradecida; por la confianza que supone y también porque la etapa de Infantil de Alborada es especialmente enriquecedora con un proyecto propio que abarca una multitud de áreas de desarrollo, siempre de la mano del ritmo de cada niño.

¿Puedes contarnos cuál es la cualificación profesional y humana de los que trabajáis en Infantil?

Para poder trabajar en infantil no es suficiente con tener un currículum brillante con las titulaciones necesarias, ni tan sólo es suficiente que te gusten los niños, esto te tiene que apasionar y tienes que disfrutar cada minuto que estás con los niños.

Nosotras somos su ejemplo y tenemos la responsabilidad en nuestras manos de parte de sus futuros.

¿Dinos cual son las prioridades a la hora de atender a los niños?

El quererlos

¿Debe ser muy satisfactorio trabajar con niños tan pequeños?

Si, yo creo que es de los trabajos más gratificantes

¿Cómo es tú relación con las mamas?

De responsabilidad, seguridad y de tranquilidad a la vez. Sus hijos son lo más importante para ellas y para mí.

Quiero escuchar y buscar soluciones a lo que nos plantean, en Alborada nadie está solo.

¿Qué destacarías de tu trabajo diario, lo que más alegría te da?

El ver que los niños y mi equipo están felices.

Si quiero que mis niños desde los bebés hasta los mayores de cinco años tengan una educación excelente, mi equipo tiene que ser excelente y creo que eso se consigue en la lucha diaria. “Busco que mi equipo sea verdaderamente un equipo”, da igual la clase en la que estés como tutora, cada una es importante, muy importante para mi y para Alborada.

Uno de nuestros lemas y frases preferidas es: ¿qué necesitas?, ¿qué puedo hacer para ayudarte?, ¿en qué puedo ayudar?, ¿cómo estás? sin olvidarnos de ser agradecidas.

¿Puedes contarnos algún ejemplo de la confianza que tienen los padres a la hora de dejar a sus hijos en Alborada?

Cuando una familia trae por primera vez a su hijo al colegio, ya tenga 4 meses, 1 año, 3 años o más, su principal objetivo es que esté bien, que esté contento, bien atendido y que aprenda.

El hecho de elegir Alborada para que forme parte de sus vidas, para nosotros es de gran confianza y cuando nos llegan noticias de que nos han echado de menos en unas vacaciones, puentes o un fin de semana significa que las cosas se están haciendo bien.

¿Puedes hablarnos de la calidad de los métodos pedagógicos que aplicáis al desarrollo de los niños?

Buscamos la excelencia educativa tanto humana como académicamente y por ello, el profesorado siempre está en continua formación profesional, tenemos reuniones de nivel semanales donde estudiamos las programaciones, los avances de los niños, los objetivos… utilizamos un método propio de lectoescritura, tenemos talleres complementarios de arte, experimentos, huerto, ajedrez…

¿Háblanos de un lugar importante para las mamás? ¿Cómo es el comedor?, la dieta, el espacio, la nutrición, las cuidadoras etc., … En esta época de pandemia ¿Qué medidas aplicáis?

En Alborada tenemos la gran suerte de tener un comedor exclusivamente para nuestros niños y de tener cocina propia, desde donde se nos cuida y mima para poder crecer sanos.

El comedor lo cuidan las tutoras y el personal de apoyo, este año por protocolo covid hemos establecido diferentes horarios para que cada clase pueda mantener su grupo burbuja. Cuando los niños llegan tienen su bandeja con departamentos preparada, la higiene siempre es fundamental en este momento, pero ahora muchísimo más.

Todo el personal que está en el comedor atendiendo a los niños está con el pelo recogido, una bata y guantes. Cada clase tiene a una persona asignada y ella es la que se encargará de servir el agua a los niños para que no se toquen los jarros, de servir más comida a quien quiera repetir y de estar muy atentas para que los niños sigan aprendiendo las rutinas y normas de estar en la mesa.

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *