El 12 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Enfermería. En Ribamar llevamos más de 20 años formando a auxiliares de enfermería en nuestras aulas y la experiencia nos demuestra que es una profesión que entusiasma a las alumnas que buscan formación movidas por una clara vocación hacia el cuidado y atención del enfermo.
Prueba de ello es Almudena , que actualmente trabaja en la Clínica Universitaria de Navarra en Madrid. Ella, antigua alumna del CFGM en Cuidados Auxiliares de Enfermería en Ribamar, nos ha visitado para compartir su experiencia profesional con las alumnas que ahora se encuentran estudiando en el centro.

Aprovechamos su visita para daros a conocer más sobre ella.

almudena-Dia-internacional-enfermeria-clinica-navarra-madrid-Ribamar21-Sevilla-fp

ALMUDENA PINELL HERRERA

Alumni Ribamar y Técnico Auxiliar de Enfermería en la Clínica de Navarra de Madrid

«EN LA CLÍNICA EL PACIENTE ESTÁ POR ENCIMA DE TODO. ES NUESTRA PRIORIDAD»

Almudena afirma que su vocación surgió cuando estaba realizando la ESO. » Ahí me fui dando cuenta que me llamaba mucho la atención el sector de la sanidad. Y a través del CFGM en Cuidados Auxiliares de Enfermería accedió al puesto de trabajo que ocupa en la actualidad.

Respecto a lo que más le gusta de su trabajo, asegura «que, sin duda, sentirme realizada como profesional. Cuando los pacientes te agradecen ese aseo, o que te hayas acordado que le gusta una comida especial y se la lleves y te lo agradezcan de una forma especial, eso es una satisfacción y una alegría inexplicables»

Almudena nos cuenta que «el comienzo del turno es complicado, ya que, hay que empezar principalmente por los aseos y las camas. A continuación, una vez se haya realizado todo, se comienza con la recogida de bandeja de los desayunos que otra compañera ha repartido, y luego vienen los fluidos y los cambios posturales. Después, hay que repartir las bandejas de las comidas y luego recogerlas. Ya el turno de la tarde es más sencillo algunos días, porque empiezas repartiendo las bandejas de las meriendas, recogiendo las bandejas de la merienda, cambiando pañales y haciendo cambios posturales y para terminar las cenas».

«Lo que más me gusta de la clínica es que todos tenemos el mismo pensamiento, y todos vamos al mismo compás, que es el de cuidar al paciente por encima de todo, y que el paciente sea nuestra primera prioridad. Ya que una persona que se encuentra en esa situación no es por gusto», explica Almudena.

Recordando su época de estudiante nos cuenta que lo que se llevó de Ribamar «fue una cosa súper especial, porque me enseñaron a ser una buena profesional y a saber que en este trabajo puedes hacer feliz a muchas personas. Gracias al centro estoy trabajando en una de las mejores clínica de España, y la realización que hago día a día en mi trabajo es la que ellas me enseñaron y eso es lo más especial que tengo, gracias al centro», señala.

Por último, destaca que para ella «es importante el reciclaje profesional porque toda persona tiene que evolucionar laboralmente hablando siempre que sea para encontrar un bienestar y un confort en tu puesto de trabajo».

Artículo original publicado aquí

Dejar un comentario