El pasado 8 de junio tuvo lugar en la Universidad Villanueva la Jornada de Educación organizada por CECE en la que se dieron diversos reconocimientos. El colegio Alborada obtuvo uno por “La educación en valores a través de la música”: en concreto se reconoció la labor realizada por el coro del colegio. 
Fue una tarde muy enriquecedora en la que pudimos aprender, conversar y disfrutar del buen hacer de cada uno de los centros que allí nos dimos cita.
Gracias CECE por esta Jornada y por este Reconocimiento que nos da impulso para continuar en nuestra labor de agentes transformadores y “mejoradores” de la sociedad a través de la música vocal y de todos los beneficios derivados de esta.

PALABRAS RECONOCIMIENTO CECE (08/06/2022)

Buenas tardes a todos.

Queremos agradecer a CECE este Reconocimiento de formación en valores a través de la música que ha hecho al colegio Alborada.

Me gusta especialmente esta frase “La música es comunicación en su forma más pura” del músico británico Matt Bellamy.

Dos personas pueden no compartir el mismo idioma, incluso pueden ser de puntos muy alejados del globo terráqueo pero si tienen delante una partitura y saben interpretarla, rápidamente entrarán en sintonía, sus almas se unirán y empezarán a hablar un idioma universal llamado música: se comunicarán de una forma singular y profunda.

Podemos decir que nuestro colegio ha hecho suya esta afirmación y ha querido que la música tenga un papel protagonista en nuestro día a día.

El colegio Alborada, que nace en septiembre de 2009, siempre ha dado mucha importancia a la formación en este arte. Al poco tiempo de abrir, nació la Escuela de Música donde los alumnos pueden aprender a tocar distintos instrumentos (violín, piano, guitarra,…) además de lenguaje musical. Y casi también desde el principio nacen dos coros de alumnos (uno de primaria y otro de secundaria y bachillerato).

Los coros de nuestro colegio acompañan a este en diversos momentos de la vida académica: celebraciones, graduaciones, festivales. Además de participar en distintos concursos y actos de la ciudad. El participar en un coro es una fuente inagotable de formación en valores y de beneficios, paso a enumerar algunos de ellos: mejora la capacidad de trabajar en equipo (no soy nada sin el otro), el nivel de concentración, la constancia en el trabajo (me aprendo poco a poco las canciones), el trabajo bien hecho y hasta el final (lo que se empieza se termina), el control de la respiración, el conocimiento de diferentes culturas e idiomas (ya que no solo cantamos en castellano, sino en inglés, alemán, italiano, latín, zulú, francés, portugués, finlandés,…) así como el aprender a convivir con compañeros de distintas edades ya que al ser una actividad vertical, se junta alumnado de todos los cursos de una etapa. En este sentido se parece más a una familia en la que hay miembros de distintas edades, que a un aula en la que convives con tus iguales en edad.

Los coralistas realizan enormes esfuerzos a lo largo del curso como por ejemplo ensayos durante horas extra fuera del horario escolar, encuentros intensivos los fines de semana, pero toda esta tarea la llevan a cabo siempre de buen agrado, y a veces con una grata recompensa como el reconocimiento que esta tarde nos ha convocado aquí o la final en la que dentro de una semana participaremos en el Auditorio Nacional. Otras veces nos toca actuar en la sombra, siendo como un sonido de fondo, apenas visible. Pero tanto unos momentos como los otros, los disfrutamos muchísimo, ya que hacer música, es algo maravilloso en sí mismo.

Para finalizar, queremos reiterar nuestro agradecimiento a CECE  y a la Universidad Villanueva este caluroso recibimiento y también queremos animar a todos los colegios a que, si todavía no lo tienen, formen un coro escolar.

Muchísimas gracias, de verdad.

Julieta Romeo

Artículo original publicado aquí