Hablamos con Julieta, directora del coro y tutora de la ESO en Alborada

 

 

Julieta, ¿Cuantos hijos tienes? Cuéntanos algo de cada uno

Hola, ¡muy buenas! Tengo seis hijos, Ángela (17), la mayor, ejerce fabulosamente de primogénita. Responsable y constantemente preocupada por el bienestar de sus hermanos. Le encanta la música, escuchar y componer. Sus gustos musicales abarcan 360º. Dedicarse a eso de mayor, sería su mayor sueño. Actualmente estudia violonchelo en el conservatorio de Alcalá.

Después viene Gabriela (15), un auténtico volcán de imaginación y alegría. Su capacidad de organización y constancia, nos ayudan mucho a mantener el orden en una casa con tanta vida. Es una gran aficionada a la fotografía, a la lectura, especialmente a las novelas policíacas y le encanta el teatro. De hecho, lleva ya dos cursos en la escuela JANA de artes escénicas. También le gusta escribir pequeños relatos de misterio.

José (14) es el mayor de los chicos. Callado, observador, servicial, siempre dispuesto a ayudar en lo que sea. Destaca por su orden y diligencia: lo que hay que hacer, se hace. Le gusta mucho experimentar, destripar motores y observar su mecanismo, hacer puzzles en 3D… tal vez su futuro, que todavía no tiene claro, vaya por el mundo de las ciencias.

Almudena (11) es la cuarta. Es una niña alegre, simpática y transparente. Muy buena amiga de sus amigas. Desde muy pequeña decía que quería ser ingeniera industrial. A día de hoy disfruta con cualquier invento, y se pregunta si el día de mañana podrá ser ella la que produzca semejantes avances técnicos.

Después vienen los mellizos Julieta y Augusto (8). Nacidos con 5 minutos de diferencia, Julieta es “la mayor” de los dos. Es una niña feliz, jugando con sus hermanos, con sus juguetes, pintando, imaginando aventuras, le encanta bailar y hacer piruetas. Augusto es un “hombre” de acción: construye barcos con hojas, caza bichos. No hay mecanismo de la casa del que no conozca su funcionamiento. Cuando tenía cuatro años vio a unos señores construyendo un edificio: desde ese momento dijo que él quería construir edificios.

 

“La música siempre ha estado presente en mi vida: Cuando era pequeña, mi padre, melómano empedernido, me inició en la música, me puso delante de un piano, me apuntó a clases y me llevaba a conciertos día sí, día también.”

Además, eres profesora de Alborada, directora del coro, ¡Tienes alguna actividad más?

¡Sí!

Formo parte de la Junta de Sección de Secundaria. Ayudo a coordinar esta etapa educativa.

Soy tutora de un curso de la ESO y llevo a cabo tutorías personales con padres y alumnos.

Además, llevo tres años teniendo un “Club de lectura” con padres del colegio. Quedamos una vez al mes para comentar un libro que previamente nos hemos leído y trabajado.

¿Cómo concilias?

El sueño lo concilio muy bien por las noches porque acabo agotada. Bromas aparte, en mi casa formamos un gran equipo, siempre me acuerdo de una buenísima amiga de la infancia que tiene como estado en su Whatsapp “en equipo, todo es más fácil”. Y esta afirmación en la vida de mi familia, es una realidad. Cada uno tenemos nuestra función o encargo. Y en esto el mérito es de mi marido, quien vela por que se cumpla “la ley”, porque yo en esto soy un poco más blandita. Así que no todo el peso recae sobre mi persona, ni muchísimo menos.

En vuestra familia la música tiene mucha importancia y le dedicáis tiempo, cuéntanos algo de esta actividad.

La música siempre ha estado presente en mi vida: Cuando era pequeña, mi padre, melómano empedernido, me inició en la música, me puso delante de un piano, me apuntó a clases y me llevaba a conciertos día sí, día también.

Ahora ya de mayor en mi casa, mi marido también es un grandísimo aficionado a la música. Y no digamos mis hijos… Para colmo mi marido y yo nos conocimos en un coro y claro, esto nos ha marcado “un poquito” a la hora de educar a nuestros hijos. Cuando eran pequeñitos, les cantábamos canciones para que se calmaran, aunque no siempre conseguíamos nuestro objetivo ya que a veces terminaban llorando incluso más,… Luego, a medida que fueron creciendo, les empezamos a enseñar canciones sencillas, después un poco más complejas. Y cuando ya dominaban su voz, les poníamos a cantar con nosotros a diferentes voces.

Desde hace unos meses, tenemos un canal de You Tube (The Heitzmann´s) y allí vamos subiendo las canciones que interpretamos.

En Alborada, ¿dónde te lo pasas mejor, dando clase o dirigiendo los ensayos del coro?

La verdad es que depende del día. Hay ensayos durísimos en los que no salen las cosas, la gente está medio desanimada, cansada,… y en esos momentos es difícil disfrutar. En cambio, hay otros días que las cosas van rodadas, la motivación es alta y la concentración intensa. En clase, nos pasa lo mismo: las variables día de la semana, hora en la que se imparte la asignatura, contenido a explicar,… son muy importantes e influyen en el estado de ánimo de profesor y alumno.

¿ Crees que es importante la formación musical de los alumnos?

Sí. Creo que es muy importante. La música abraza varias artes y es un vehículo singular de la cultura. Obras literarias llevadas a libretos de óperas, cuadros que han sido fuentes de inspiración de bellas melodías, personajes mitológicos que dan título a numerosas obras musicales, pasajes del Antiguo y del Nuevo Testamento que nos los encontramos sonando en preciosas cantatas. Por no hablar de los primeros “periodistas” que cantaban las noticias de pueblo en pueblo en la Edad Media. Conocer la historia de la música es acercarte también a la historia de los pueblos a la sabiduría popular, a las lenguas,… Si además añadimos un conocimiento práctico, la formación es completísima. Ya que la estructura de la música está tan relacionada con las matemáticas, con nuestro ritmo corporal, con los sonidos de la naturaleza,… Aprender música, formarse musicalmente, son todo beneficios!!!

Recientemente el coro de Alborada ha sido premiado ¿Cuál es su futuro inmediato?

Sí, como bien dices, acabamos de ganar el primer premio del Certamen Coros Escolares de la Comunidad de Madrid. Estamos muy contentos por el logro conseguido que nos ha costado muchas horas de esfuerzo y dedicación. Pero si queremos mantener este nivel y continuar ganando certámenes de este tipo, no podemos dormirnos en los laureles.

Así que el futuro inmediato será seguir trabajando, seguir mejorando y seguir disfrutando de esta preciosa actividad

¿Tus hijos son alumnos del colegio, como llevas esto en los claustros de profesores?

Mejor de lo que me imaginaba. Mis compañeros son tan estupendos, tan delicados… Además, como yo también he sido profesora de alguno de mis hijos, digamos que sé de qué pie cojean y no puedo estar más de acuerdo con lo que se dice de ellos, es más, me parece que a veces se quedan cortos…

¿Cómo crees que Alborada debería mejorar en la formación musical de los alumnos?

Alborada tiene una escuela de música desde hace varios años y eso es una oportunidad maravillosa para aprender este arte. Creo que podríamos sacar un poco más la música a los pasillos, que se vean más los trabajos que se hacen desde esta asignatura, que son muchos y variados. Por otro lado, se podrían aumentar las actividades musicales: asistencia a conciertos, actividades formativas en el propio centro,… Y quién sabe si en un futuro se pudiese organizar algún campamento musical en vacaciones…

¿Animarías a la participación de los padres en el coro de padres de Alborada?

Sin duda. Es una buenísima manera de socializar realizando una actividad preciosa y aprendiendo a cantar.

Dinos una receta de cocina, que podamos hacer en casa.

Me gustan estas “recetas de aprovechamiento” que te ayudan a dar un aire distinto a cualquier sobra y que te sepa como un plato nuevo. Por ejemplo una que yo hago bastante es la crema de queso. Te sirve para aprovechar todos los quesos que tienes por la nevera y que ya te saludan porque son viejos conocidos.

¿Qué necesitas?

Quesos de diferentes colores, mantequilla o margarina, brandy, coñac o similar, un poco de mostaza, nata o leche y pimienta para condimentar.

Modo de hacerlo:

Derrites en la sartén la margarina o mantequilla, y le vas añadiendo todos los quesos, el brandy y si tienes quesitos triangulares también. Lo haces a fuego lento porque el queso se agarra muy fácilmente. Dependiendo de la consistencia le añades más o menos nata o leche, un chorro generoso de mostaza y la pimienta. Lo mejor es que vayas probándolo porque dependiendo del tipo de queso que eches, necesitarás más o menos nata para suavizar,…

Si prefieres hacerlo en el microondas, puedes meter todos los ingredientes a la vez, menos la pimienta, durante dos o tres minutos. Pasado este tiempo abres y remueves. Si necesita más tiempo lo pones otros dos o tres minutos.

Una vez cocinado, miras la consistencia. Tal vez necesites la batidora para que toda la crema quede bien trabada, sin grumos.

La crema de queso es una guarnición que la puedes poner para acompañar vegetales (con endibias está riquísima), canapés con frutos secos, carnes (filetes de pollo o de cerdo) y pasta (con tortellini, está especialmente buena).

Si logras un rato para ti, ¿Qué música escuchas?

Me gusta especialmente la música de piano (sonatas, conciertos, divertimentos, partitas, balladas, nocturnos, polonesas,…) Mi época favorita es el Romanticismo musical. Siento especial debilidad por Chopin, Mendelssohn y los españoles Granados y Álbeniz. JBerguizas

The post Hablamos con Julieta, directora del coro y tutora de la ESO en Alborada appeared first on Colegio Alborada | Alcalá de Henares | Concertado Bilingüe.

Artículo original publicado aquí

Dejar un comentario