Todo empezó como la típica mañana normal en Alborada. Bajamos a recoger las filas a las 9 de la mañana los alumnos “super tranquilos” vestidos con los colores de sus Houses, discutiendo sobre quien sería la House ganadora y cuáles serían las distintas actividades que harían ese día y por supuesto todos haciendo una perfecta fila para entrar en clase. Subimos a las aulas y recordamos el motivo de esa fiesta y por qué era ese día. Ellos lo sabían muy bien, hace 10 años un 14 de febrero trajeron una imagen de la Virgen de Chestokova para que pudiésemos tenerla con nosotros y además porque hace 10 años se inauguró el colegio. Tras la explicación, fuimos mandando a los alumnos a la zona de donde salía su House para el desfile, dónde nos esperaban los alumnos de infantil y secundaria. Fue todo “super organizado” todos sabían dónde ir tanto profesores como alumnos, nadie corría por el pasillo… A las 9:30 en “punto” empezó el desfile salieron Chameleons primero al son de la música y orgullosos de su color. Después los Tigers con su alegre amarillo y felices de por fin salir a pista. A continuación, los Eagle, no es porque sea mi House, pero llegaban los más animados gritando “Eagle”, “Eagle”. Por último, llegaron los Dolphins con sus caras pintadas con rallas azules, ya que el jefe de su casa, bien se había ocupado de que no hubiese un dolphin que no sintiese su color. Una vez conseguimos colocarnos todos y guardar silencio, nuestro director Javier Doncel, inauguró la jornada y recordó el motivo de las Houses y su valor para hacer un colegio mejor. Tras esto, fueron subiendo captains y vice-captains de las Houses, para hacer balance de su House y para animarles a seguir luchando por la victoria de la copa de la casa.

Concluido el desfile, fuimos colocando a los alumnos para hacer una foto aérea que en la que se viese “10 años”, esto no fue tarea sencilla ya que no entendían muy bien porque tenían que sentarse dentro de unas líneas y esperar a que todos estuviesen sentados. El resultado fue espectacular, en ese momento, me di cuenta de lo orgullosos que estaban todos nuestros alumnos de formar parte del colegio Alborada, todos querían que se les viese en la foto.

Después del descanso comenzaron las actividades deportivas, Cross, tira-soga y diferentes juegos en el polideportivo, todos iban a ganar y dispuestos a pasárselo pipa. En los momentos que no estaban realizando deporte alguno, realizaban flores en el aula con papel de seda para ofrecérselas a la Virgen de Chestokova, ya que tuvimos la suerte de que nos prestaran una imagen para ponerla en el oratorio.

Tras todo este movimiento se fueron a la comida, bien merecida, para reponer fuerzas. Yo no tuve vigilancia ese día de comedor, pero al parecer fue de lo más tranquilo, ya que como había comida especial ese día fueron “pocos” los que se quedaron a comer. Los profes en la hora del patio jugamos un partido de vóley, aunque hubo algún que otro accidente y al final no quedo muy claro cuál fue el equipo ganador. Los alumnos que animaban opinaban que un equipo u otro, eso dependía, por supuesto, de en qué equipo estaban sus profes, mientras se reían un poco también de lo buenos que somos en este deporte.

Para finalizar, tuvo lugar el primer certamen de poesía en inglés, en el que los alumnos competían por cursos, por ser el mejor recitador. Todo esto, en frente de un excelente jurado y sus compañeros que estaban emocionados de asistir a tan honorable recital.

Al marcharse a casa los alumnos estaban pletóricos del día tan estupendo que habían pasado. Fuimos varios los profes que oímos que les decían a sus padres “Ha sido el mejor día de colegio de mi vida”, “Alborada es el mejor cole del mundo”. Para nosotros fue una gran satisfacción ya que preparamos ese día con mucho cariño y estamos muy orgullosos de pertenecer a esta gran familias/" 877 target="_self">familia que es Alborada.

Artículo original publicado aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *